Criterios
FRANCISCO JOSÉ SANTOS MIÑÓN

Desde mi observatorio

23/feb/17 6:01 AM
Edición impresa

Hoy voy a comenzar mi artículo con el recuerdo de una buena persona, culto, de gran formación, con un impresionante currículo, poeta de gran sensibilidad, amante del buen vino. Me estoy refiriendo a Juan Marrero González, que el 28 de este mes cumpliría 90 años. Nació en el barrio de La Montañeta de Los Realejos, donde se le ha puesto su nombre al parque de La Montaña, donde se inauguró un busto con su figura, en su honor y recuerdo. Era licenciado en Ciencias Químicas, con premio extraordinario por la ULL; ingeniero químico por el Instituto Francés del Petróleo. Fue director técnico de la Refinería de Tenerife, que le honró en su jubilación, en 1987, con la Medalla de Oro. Fue director y coordinador de cursos intensivos de química industrial en la Universidad de La Laguna. Colaborador del periódico EL DÍA, fue premio Leoncio Rodríguez en 1993. Colaboró en otras muchas publicaciones. En relación con la poesía, intervino en innumerables eventos en diferentes lugares de Tenerife. Miembro de la Asociación de Poetas Canarios Uni-Verso; miembro de la Tertulia Artística Chimisay del Puerto de la Cruz , que en el 2002 lo nombró socio de honor. Obtuvo como poeta innumerables premios, del orden de más de veinte, normalmente primeros premios, no solo de Tenerife, sino de La Gomera, Valladolid, Lanzarote y Palma de Mallorca.

Autor de varios poemarios como "Huerto Lírico Canario" (1995), "La Canción del Agua" (1996), "Poemas de Amor y Cantos de Victoria" (1997), "Hojas de Otoño y de Viento" (1999). En actividades relacionadas con el vino, fue fundador de la Cofradía del Vino de Tenerife, fue Premio San Andrés de la Casa del Vino de El Sauzal, Hombre de Honor de la Vid de Burdeos (Francia), miembro del Comité de Degustación y del Consejo Controlador de la Denominación de Origen de Tenerife y miembro de innumerables jurados de catas de vino en Tenerife. Fue socio de número de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, Premio Piedra de Molino año 2000, del Consejo Regulador del Gofio Canario, Las Palmas de G.C. año 2000. Por último, socio colaborador de la Asociación de Papas Antiguas de Canarias, Tacoronte. Para terminar con su recuerdo fue una maravillosa persona e insigne poeta. Termino con un afectuoso saludo a su viuda, doña Candelaria Rodríguez, siempre pendiente de su recuerdo.

Ahora vamos a cambiar de tercio y comentar algo sobre la preocupante situación actual en España y en las Islas. En España continuamos con un Gobierno en minoría, con el importante problema de la aprobación de los Presupuestos del Estado, sin los cuales no hay posibilidad de tomar medidas eficaces en cuanto a gasto. Estoy plenamente convencido de que hay muchísimos socialistas, políticos o no, buenas personas y bienintencionados, conozco unos cuantos y me honro con su amistad. No debemos olvidar que las siglas PSOE son las del partido socialista, obrero y español, y así debería siempre actuar, defendiendo al obrero como a toda gente necesitada, y ser los más patriotas o españoles, cosa que hoy en día no está ocurriendo. Debido a la situación económica, que estuvo muy mal, Zapatero (PSOE) dejó millones de parados y los cajones llenos de facturas sin pagar, lo que le obligó moralmente a dejar la presidencia del Gobierno. Está mejorando, muy lentamente; hay todavía demasiada gente que lo está pasando muy mal; no hay trabajo para la gran demanda que existe; comprendo la ansiedad de los jóvenes por conseguir su primer trabajo y poder independizarse, pero existen los de más de 40 años, que normalmente tienen una familia detrás, a la que hay que mantener; muchos abuelos con sus pensiones, más bien bajas; lo que no ocurre, por supuesto, con muchos políticos, exdirectores de bancos, empresarios, etcétera, que han tenido que "apechugar" con ayudar a sus hijos y familia... Pues bien, con la aprobación de los Presupuestos podrían mejorarse las pensiones y ayudas. El partido socialista debería dejar atrás el "no es no" de Pedro Sánchez y compañía y apoyarlos, e incluso llegar a formar una gran coalición, como alguno de los países europeos, con el Partido Popular, que ha ganado las elecciones con cierta claridad, y Ciudadanos, evitando así un posible pacto "de izquierdas", yo diría radicales, que cambiarían el artículo 2 de la Constitución, el de la unidad de la nación y el derecho a la "autonomía" de las "nacionalidades" y regiones, curiosamente de quienes nunca han sido reinos independientes, Cataluña y el País Vasco. Nos cambiarían las costumbres y nos dejarían sin religión. ¡Una maravilla!

FRANCISCO JOSÉ SANTOS MIÑÓN