Criterios

Mi pasado fin de semana


1.- Fue fantástico. Me fui al sur, gracias a la hospitalidad de Noelia Afonso
13/abr/05 23:11 PM
Edición impresa

1.- Fue fantástico. Me fui al sur, gracias a la hospitalidad de Noelia Afonso y Santiago Puig . Y me alojé en la misma suite que Lance Armstrong , ganador de seis Tours, y de su novia, la famosa cantante norteamericana Sheryl Crow . Ellos se habían ido, claro, porque no hubiéramos cabido cómodamente. De viernes a lunes, o sea, un fin de semana largo, leí dos libros, espléndidos. Uno de ellos, los "Días felices en Argüelles", de Francisco Umbral . Un tomo de memorias. Otro, de Juan Eslava Galán , "Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie". Excelente relato de "la otra" guerra. Voy a enviar a Juan Eslava mi relato "Gesta y sacrificio del teniente González Campos", una acción militar y un hombre que no he visto reflejados en ninguna historia de la guerra civil, excepto en la que yo escribí en su día. La primera edición de esta obra, que apareció allá por 1984, la presentó, en el Club La Prensa, el director y editor de este diario, José Rodríguez Ramírez . Se vendieron 1.000 ejemplares en una semana. Hace dos años salió la segunda edición y el éxito fue similar.

2.- Tiene un fallo Juan Eslava. Ubica en Marruecos la famosa foto de Las Raíces con Franco y los mandos militares como protagonistas. Fue editado, incluso, un sello de Correos con este motivo. Franco tiene a su lado a los coroneles que habían de sustituirle en el mando en Canarias, don José Cáceres y don Teódulo González Peral. Pero yo ahora estoy escribiendo de otra cosa: un relato, todo él verdad, de la vida de un periodista. Voy por el capítulo XX y espero darlo a la estampa a finales del próximo mes de mayo. Tenía muchas cosas que contar; como Umbral, no he querido dejarlas en el tintero. Tomo una frase del admirado escritor: "se trata de una obra memorialística"; usando la memoria, y no el apunte, es como me gusta contar las historias.

3.- El fin de semana dio para mucho, pues aún tuve tiempo para escribir una entrega de ocho folios para un periódico digital. Como no estoy acostumbrado sino al bendito folio único, pues me costó más de la cuenta. Dormí poco y cogí mucho sol. Esto de quitar el blanco de la cara es fantástico porque así no me maquillan en televisión, que es un coñazo. Como ven, de viernes a lunes estiré la semana como un chicle. Todo es proponérselo uno.

achaves@ozu.es