Canarias

Dos meses, más de 1.800 millones y un voto de confianza

Fernando Clavijo espera que los compromisos alcanzados con la ministra Meritxell Batet se firmen en tiempo y forma. "No quiero otros enquistamientos parecidos al del 75%", advierte.
J. Dávila
29/jul/18 6:21 AM
Edición impresa
Dos meses, más de 1.800 millones y un voto de confianza

N o se trata de tener un comportamiento de nuevo rico; tampoco de ser insolidario y no aceptar que haya lentejas para todos. El mensaje que está trasladando Fernando Clavijo, presidente de Canarias, al Estado es que él no les puede decir a los suyos que tiene 600 millones de euros en "hucha" y que no los puede utilizar en proyectos educativos, sanitarios y en políticas de empleo. "Eso no se lo voy a decir yo a los canarios", sostiene en un breve encuentro de 17 minutos en el que el dirigente nacionalista aborda la actualidad de una semana en la que ha compartido mesas de trabajo con una parte destacada de la cúpula ministerial de Pedro Sánchez.

Dos meses, más de 1.800 millones de euros y un voto de confianza. En torno a esos tres ejes crecerá la firma de más de 20 convenios que son fundamentales para las Islas. "El tono de las reuniones fue cordial y ordenado; nosotros llevamos la tarea hecha", comenta Clavijo respecto al encuentro que mantuvo en la capital de España con la barcelonesa Meritxell Batet, ministra de Política Territorial y Función Pública. "No hay nada que no tenga un reflejo presupuestario; algo que les permita decir que están pendientes de unas partidas que tiene que poner Hacienda", cuenta el lagunero respecto a unos acuerdos que, en algunos casos, son libramientos y órdenes. "Es algo un poco más complicado que apretar un botón para que te pongan el dinero en tu cuenta, pero no hay que agotar grandes protocolos a la hora de firmar", replica el presidente de Canarias sobre las sensaciones que le transmitió ese cara a cara con Batet. "Yo soy optimista por naturaleza y, por lo tanto, lo único que espero es que cumplan. Estamos confiados, pero vigilantes", advierte sobre los niveles de compromiso programados para los próximos 60 días.

A 48 horas para que el calendario estrene el octavo mes de 2018, Fernando Clavijo tiene claro que en política existen prioridades que no están sujetas a cuestiones personales. "No creo que unos ministros recién llegados vayan a irse de vacaciones el mes de agosto", cuenta para desterrar cualquier posibilidad de parálisis administrativa. "Desde que estoy en política nunca he tenido más de 15 días seguidos de vacaciones... Entiendo que un presidente que acaba de tomar posesión y su equipo de trabajo tampoco está en condiciones de hacerlo", vaticina sin estar al tanto de que José Luis Ábalos, ministro responsable de la cartera de Fomento, llegará esta semana a La Palma para disfrutar de unos días de descanso. "No lo sabía... Igual lo llamo para enseñarle unas carreteras que nada tienen que ver con grandes proyectos de trenes de alta velocidad o autopistas libres de peaje". Y es que Clavijo lo que no piensa aceptar es que se repita una problemática similar a la que se originó en torno a los descuentos para residentes. "No quiero otros enquistamientos parecidos al del 75%", advierte sobre la firma de los convenios.

"El único punto de conflicto entre las partes estaba localizado en el carácter plurianual de los mismos, pero eso ya quedó perfectamente definido en las reuniones de esta semana", dijo sobre los encuentros que él y varios consejeros del Gobierno de Canarias mantuvieron con éxito en Madrid.

El convenio de carreteras, por la importancia que tiene para aclarar algunos problemas de movilidad que existen en el Archipiélago, es una de las negociaciones más relevantes pero no la más trascendental. "Hay una sentencia en firme de 866 millones de euros que está presionando al Gobierno... La voluntad del ejecutivo que presido siempre ha sido buena a la hora de negociar, pero deben empezar a cumplir", cuenta sobre una de las aristas de las inversiones previstas para los próximos meses. "El principal problema es el corto margen de maniobra que tenemos de aquí a final de año", reconoce Clavijo respecto al retraso presupuestario creado a partir de una situación de inestabilidad política.

La semana que está a punto de empezar, precisamente, va a propiciar una reunión técnica en la capital de España para hablar del convenio de carreteras. "Todo está listo para evitar que se produzca un nuevo susto en septiembre", adelanta el dirigente de CC sobre la firma de tres acuerdos en uno: en la primera parte está la adenda, en el medio el acuerdo extrajudicial y en la tercera, y última, el convenio propiamente dicho.

Pero la actualidad de Canarias no solo ha estado asociada en las últimas horas con la firma de los convenios. El techo presupuestario, la regla de gasto y el déficit de las administraciones son términos que confluyen en una sola vía. "Si no hay un compromiso de que la regla de gasto va a ser revisada y meten en ella los 600 millones de euros que hemos pedido gastar, el voto de Coalición Canaria volverá a ser negativo", avisa Fernando Clavijo de cara a la próxima votación.

El bloqueo a la senda de déficit en el Congreso es una piedra que se ha encontrado Pedro Sánchez en el camino. "Más bien es un tonique", agranda Clavijo en su defensa de que en Canarias se han hecho las cosas bien. "Si otros no han cumplido y se han gastado más de lo que tenían, yo no me puedo comer ahora ese marrón", denuncia el gestor de una de las tres comunidades autónomas (Canarias, Navarra y País Vasco) que sí han cumplido con sus cuentas.

Hace dos semanas, la ministra de Economía, Nadia Calviño, pactó en Bruselas un ajuste de 5.000 millones de euros para cumplir con el déficit público, pero a día de hoy la realidad es tan negra como el carbón: el bloqueo parlamentario, los recortes de gasto o las subidas de impuestos han dejado automáticamente ese listón en 11.000 millones. De ahí las prisas por usar la calculadora y, sobre todo, ajustar cinco décimas el déficit -tres de las cuales con Andalucía, Cataluña y la Comunidad Valenciana, curiosamente las más incumplidoras en estos momentos- con aliados preferentes. "Es evidente que existen gobiernos que están recibiendo un trato de favor descarado -el político nacionalista apunta directamente a esas tres décimas-, pero yo solo estoy reclamando lo que nos pertenece", denuncia.

Celos al margen, el exalcalde de San Cristóbal de La Laguna no puso reparos a que otros reciban ayudas tan generosas como la que se confirmó esta semana tras la reunión que mantuvieron en Moncloa Pedro Sánchez y su otrora "enemiga" Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía, y titular del cheque al portador por 500 millones de euros que el Estado acaba de conceder para un Plan Especial de Empleo que se va a ejecutar en 2019. "Yo nunca voy a criticar lo que otros puedan ganar para sus ciudadanos, pero lo único que pido es que se actúe en igualdad de condiciones. Si hay dinero para una quita de deuda, para fomentar empleo o para los que no cumplen, yo merezco por lo menos el mismo trato o, incluso, uno mejor porque yo sí he hecho la tarea... Que nadie se olvide de que Canarias es una comunidad que tiene unos índices preocupantes en materias que están relacionadas con el bienestar de los canarios, es decir, que los 600 millones de los que queremos disponer son la mitad del presupuesto que destinamos a educación", especifíca en una fase de la conversación en la que el presidente agarra un par de rotuladores -uno verde y otro rojo- y se dirige a una pizarra móvil que tiene en su despacho de la capital tinerfeña. Después de unos minutos de trasvase de números y porcentajes entre el Estado, las comunidades autónomas, los ayuntamientos y las empresas, Fernando Clavijo vuelve a sentarse para enfilar la última parte de una cita de perfil económico. "Que se cumplan los convenios no es algo que esté supeditado a nuestro voto sobre el techo de gasto... Lo primero son unas cantidades pactadas con el PP. Nosotros no nos hemos sentado aún con los socialistas a negociar qué es lo que puede ocurrir en los próximos presupuestos", remarca sin poder obviar un tema del que se seguirá hablando esta y unas cuantas semanas más. "El dinero es de los canarios y no lo vamos a usar para endeudarnos, sino para actuaciones en educación, sanidad y políticas de empleo", dice antes de recurrir a un ejemplo muy gráfico. "En una procesión todos quieren estar lo más cerca posible del santo (o la virgen, en su defecto), pero son tres los que soportan el peso. ¿Qué pasa? Que como todos tienen claro que nadie va a dejar que se caiga, tiramos para adelante con la pantomima".

Fernando Clavijo

PRESIDENTE DEL GOBIERNO DE CANARIAS