Canarias

Expertos piden eliminar el término 'chivato' y sustituirlo por el de 'testigo' en el acoso escolar

Santa Cruz de Tenerife, EFE
28/nov/17 11:44 AM
eldia.es

Erradicar el término "chivato" y sustituirlo por el de "testigo" es una de las propuestas que los expertos hacen para tratar de erradicar el acoso escolar, y otra es que los progenitores hagan un esfuerzo extra para buscar tiempo y comprometerse en esa labor.

Estas han sido dos de las propuestas que se han hecho durante la presentación de la campaña "Abre tus ojos contra el acoso escolar", presentada hoy por la Fundación CajaCanarias y CaixaBank, dirigida a los escolares de Enseñanza Secundaria Obligatoria de las islas.

Con motivo de esta campaña se muestra la actuación teatral "Levántate que llegar tarde" y al término de la misma los escolares participan en un coloquio en el que también intervienes expertos en la materia.

Durante la presentación de hoy han intervenido Lamberto Guerra, representante de la Compañía Canaria de Servicios Educativos; el psicólogo Eduardo Hernández; la jurista Raquel Rodríguez; el policía José Luis Montero; el director territorial de CaixaBank en Canarias, Juan Ramón Fuertes; y el presidente de la Fundación CajaCanarias, Alberto Delgado. CajaCanarias

Lamberto Guerra ha señalado que si bien el acoso escolar ha existido siempre antes finalizaba cuando lo hacía la jornada escolar, mientras que en la actualidad se produce durante todo el día debido a las redes sociales, y ha señalado que en Canarias afecta en torno al quince por ciento de los escolares de todas las edades.

Este miembro de la Compañía Canaria de Servicios Educativos ha pedido que se erradique el término de chivato para cambiarlo por el de testigo, y ha manifestado que muchas veces los chicos, por miedo, no comunican que sufren acoso, con lo que no se activa el protocolo en los colegios.

El problema es integral y no afecta más a los centros privados o a los públicos, ha indicado Lamberto Guerra, quien ha agregado que con esta campaña se quiere concienciar a los alumnos, pero también a los profesores, de que no todo son riñas sin importancia.

El miembro del área de Participación Ciudadana del Cuerpo Nacional de Policía José Luis Montero ha reconocido que el ciberacoso es bastante frecuente y las víctimas tienen un perfil mixto y las edades más frecuentes están entre los 10 y los 16 años, ya que después remite de manera gradual.

Todos los menores son víctimas potenciales, ha comentado José Luis Montero, quien ha recomendado a los jóvenes que tengan confianza en los adultos para compartir el problema y, en caso de que sea necesario por su gravedad, acudir a la policía o a la administración de justicia.

José Luis Montero ha dicho que, en base a su experiencia, los padres deberían hacer un esfuerzo extra para comprometerse y buscar tiempo para ello, y ha señalado que cuando los progenitores oyen hablar de acoso por redes sociales suelen sorprenderse.

El psicólogo Eduardo Hernández, del Centro de Integración Psicoterapéutica DUO, ha pedido a los jóvenes que no vean el acoso escolar como algo ajeno, que no pasa en sus centros, y ha pedido a los jóvenes que se trata de algo real sobre lo que hay que estar alerta y "si no formas parte de la solución formas parte del problema".

La jurista Raquel Rodríguez Rivero, especialista en el ámbito de violencia de género y menores, ha declarado que nadie está a salvo de estar implicado en un caso de acoso, y ha destacado que se trata de actitudes que son delito y que conllevan penas, en algunos casos graves.

El director territorial de CaixaBank en Canarias, Juan Ramón Fuertes, ha indicado que en esta campaña se utiliza el teatro como instrumento de reflexión, y ha añadido que la intención es llegar con esta obra y debate a más de 20.000 alumnos de unas 300 escuelas de las islas.

El presidente de la Fundación CajaCanarias, Alberto Delgado, también ha señalado que se trata de un problema que siempre ha existido, si bien hace años o no se decía o se resolvía de otra manera, pero ha destacado que en la actualidad incluso hay suicidios como consecuencia de acoso escolar.