Santa Cruz de Tenerife

Uno de los activistas dice que sus heridas cicatrizan, pero para los saharauis la represión es diaria

Airam Gómez, Santa Cruz de Tenerife, EFE
14/dic/13 11:35 AM
eldia.es

Uno de los activistas canarios que denunciaron agresiones durante su detención la semana pasada en El Aaiún afirma que lo que vivieron a manos de la policía marroquí es el día a día de la población en el Sahara Occidental.

Pertenecientes a la plataforma Sahara Acciones, los siete activistas fueron detenidos por participar en una manifestación prosaharaui, por lo que recibieron golpes e insultos y sintieron en primera persona la represión que sufre el pueblo saharaui a manos de los colones y de la policía marroquí, según relata.

"A nosotros las gafas se nos arreglan, nuestras heridas se cicatrizan y los moratones se van, pero para los saharauis es el día a día; cuando termina una represión, al día siguiente hay otra", cuenta Rafael Medina, uno de los manifestantes que pasaron varias horas incomunicados en una comisaría.

Los activistas fueron detenidos cuando participaban en una manifestación a favor de la autodeterminación del pueblo saharaui, en defensa de los derechos humanos y en contra del acuerdo entre la Unión Europea y Marruecos.

El grupo de manifestantes tinerfeños pasó cuatro horas en una comisaría y ha denunciado agresiones tanto en las calles de El Aaiún como en la propia sede policial.

La policía marroquí no les permitió hablar con abogados, representantes nacionales ni con la embajada, señala Medina.

Cuando los activistas solicitaban estas comunicaciones, los agentes les respondían que en el Sahara no hay embajada ni abogados, sólo "policía que pega y viola", según relata.

Una vez consiguieron salir de comisaría, el panorama, según describe Medina, "era desolador": heridas de pedradas en los ojos, cabezas destrozadas o niños apaleados y con los dientes rotos.

"Hemos comprobado cómo Marruecos no respeta los derechos humanos. Pero los palos, los golpes, las patadas y los insultos que hemos recibido son poco en comparación con lo que pasan cada día los saharauis, que también sufren agresiones en los hospitales y comisarías", agrega.

El activista tinerfeño relata que los policías tiran piedras a los saharauis, los reprimen continuamente, los violan y los maltratan, sobre todo a las mujeres.

Recuerda que durante la manifestación la ciudad estaba totalmente ocupada militarmente y había más de mil policías, algunos de ellos detrás del grupo de canarios día y noche.

Medina explica que es "ridícula" la declaración que hizo el gobernador de la ciudad, quien justificó la detención porque, según él, los activistas habían salido a la manifestación desnudos, lo que es una deshonra para el pueblo árabe.

"Es mentira, y todos han podido ver las imágenes. Ellos nos arrancaron las camisas y nos pegaron".

El miembro de la plataforma Sahara Acciones denuncia el trato que recibieron de la Minurso, que es el organismo de las Naciones Unidas que "supuestamente" cumple la función de controlar el referéndum de autodeterminación.

"No nos dejaron entrar, nos dijeron que había que pedir cita previa, como si cuando te pegan o detienen tuvieras que saberlo con antelación. Sin embargo, vimos como la policía marroquí se saludaba afectuosamente y se abrazaba con miembros de la Minurso".

Rafael Medina espera que su historia sirva para que los acontecimientos que suceden cada día en el Sáhara sean conocidos a nivel internacional.

"Hemos vivido como se reprime, cómo se le pega a las mujeres y a los niños, tenemos que hacer un esfuerzo para dar a conocer lo que realmente está pasando".