Santa Cruz de Tenerife

Petra Zoch anhela un centro para menores con trastorno de conducta

DORY MERINO, Tenerife
30/nov/08 3:29 AM
Edición impresa

Petra Zoch, madre de Philipp García, un menor de edad que falleció mientras cumplía internamiento en un centro de medidas judiciales en La Esperanza (Tenerife), desea poner en marcha una iniciativa terapéutica con la ayuda de animales, la mayoría perros, para niños con trastorno de conducta, enfermedad de su hijo, "que no fue atendido en su corta vida de 14 años", lamentó su madre.

Asegura que en el año 2004, cuando falleció su hijo, los responsables de la Consejería de Bienestar Social del Gobierno canario le prometieron que en poco tiempo existiría en Canarias un recinto para tratar adecuadamente a los niños con trastornos de conducta. Señaló que sintió esperanza al escuchar esta promesa, que no se ha cumplido.

Por este motivo, ella desea ahora poner en marcha esta iniciativa, que ya existe en otros lugares, como Alemania, país natal de Petra Zoch.

"Petrita de la esperanza"

Está tan ilusionada que ya ha pensado incluso el nombre del lugar, "La petrita de la esperanza", para que recuerde también al lugar donde falleció su único hijo, mientras estaba tutelado por el Gobierno canario.

En su opinión, es muy fácil poner en marcha un centro de día para estos chicos, contando con algunos especialistas y, sobre todo, con animales, en su mayor parte perros, porque es una terapia saludable para este tipo de trastornos hiperactivos.

Además, Petra Zoch tiene la titulación de educadora canina y "la experiencia de haber tenido un hijo con ese trastorno, porque, aunque cada persona tiene un desarrollo distinto, también es una enfermedad que muestra muchas semejanzas".

Alegó que se requiere financiación, que puede venir tanto de entidades gubernamentales, como de algunas privadas.

En este sentido, dijo que confía más en la ayuda privada que en la pública, porque lleva cuatro años esperando conocer cómo se produjo la muerte de su hijo y todavía no ha logrado ninguna respuesta.

Petra Zoch se quiere solidarizar con las madres que tienen hijos con esta problemática, "porque somos las madres las que llevamos el 90% del peso en estos casos y es muy duro", explicó. Dijo que en el centro de día que ha ideado también se presta apoyo a las madres, "algo fundamental hasta que se conoce el desarrollo de la enfermedad", indicó.

Recalcó que no existe ningún centro en Canarias para tratar a estos niños, que son muchos en el Archipiélago.

"Los niños con trastornos de Canarias no están bien atendidos y si tienen que llevarlos a la Península, tanto los padres como ellos sufren mucho", señaló esta madre que sufrió todo esto en primera persona, junto con su marido.

Aunque el primer objetivo de este proyecto se refiere a la mejora de los niños con trastornos de conducta, según Petra Zoch, también se resuelve el gran problema que existe de los perros abandonados, tanto en la calle o en los balcones de los pisos durante horas.