Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
Cataluña y los incendios, ejes de la sesión de control hoy en el Congreso leer

Los incendios de 2007, en cifras

3/ago/08 1:19 AM
Edición impresa
Los incendios de 2007 arrasaron entre las islas de Tenerife, Gran Canaria y La Gomera unas 35.000 hectáreas y provocaron el desalojo de más de 12.000 personas, así como la desaparición de cientos de especies. En concreto, el fuego destruyó 20.000 hectáreas en Gran Canaria, 15.000 en Tenerife y unas 60 en La Gomera. En las labores de extinción intervinieron 13 helicópteros y un avión "air tractor", además de 28 ambulancias y 18 vehículos de emergencia, dos de ellos de coordinación sanitaria. Además, se contó con el apoyo de 140 miembros de la Unidad Militar de Emergencias, 53 con base en Gando, Gran Canaria, y 87 desplazados desde la Península. Vivencias personales Como conclusión al debate, los asistentes relataron desde un punto de vista más personal sus vivencias de los días del incendio de Tenerife. "Si no lo veo, no lo creo", comentó Juan Gorrín, quien describió el fuego como "desproporcionado y sorprendente". Gorrín quiso recalcar la gran colaboración prestada por los voluntarios y gente del pueblo a quienes, según declaró, siempre estará "enormemente agradecido". Esta visión es compartida por Santiago Martín, quien considera que la colaboración de los voluntarios fue impecable, "realizando unos desalojos perfectos". Entre sus recuerdos está "el ruido de los árboles al partirse las ramas, los momentos de silencio absoluto" y, sobre todo, la solidaridad de la gente. "Todos los pueblos e incluso las demás islas se volcaron con nosotros, a pesar de que ellos estaban sufriendo una situación parecida". Por su parte, Florencio López recordó el primer día del incendio como "el más duro". Explicó que el peor momento fue cuando un compañero le contó que se había quedado atrapado entre las llamas y que el equipo no quería volver a entrar en la zona, porque estaban atemorizados. "Entonces dejas el protocolo y piensas de otra forma". Por último, Wladimiro Rodríguez recordó que entre tanta tensión fue increpado por unos jóvenes que le exigían solución al problema. "Me encontré en momentos difíciles". Sobre todo, se mostró sorprendido por la falta de comunicación entre las administraciones y la ciudadanía. "La experiencia vivida con esos jóvenes me dice que hemos fallado, y yo, en este caso, como comunicador. Nos piden lo que no podemos darles", finalizó.