Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
La empresa Invacare, que dirige una prima de Puigdemont, se va de Cataluña leer

Alcaide cuestiona la política del menor del Gobierno

El Diputado del Común considera que el esfuerzo de la Comunidad Autónoma Canaria en esta materia fue "insuficiente" en 2001 y advierte en el Parlamento de que "queda mucho para lograr una buena situación".

5/jun/02 16:27 PM
Edición impresa
QUEJAS

Cesión ilegal

de trabajadores

Entre las 1.014 quejas recibidas por el Diputado del Común en 2001 cabe destacar una en la que se denuncia la cesión ilegal de sesenta trabajadores de las empresas públicas Gesplan y Grafcan a la Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente. Aunque según reconoce esta institución en sus consideraciones, "no corresponde al Diputado del Común pronunciarse acerca de la existencia o no de cesión ilegal de trabajadores", sí advierte de que "dado el elevado número de sentencias declarativas de la relación laboral indefinida por causa de la cesión ilegal de trabajadores cuya existencia se ha podido constatar en la tramitación de este expediente, sería razonable una revisión del marco de colaboración establecido entre la Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente y la empresa pública Gesplan, con el fin de reducir las disfunciones detectadas por los órganos judiciales y para dar estricto cumplimiento a lo previsto por la ley".

EL DÍA, S/C de Tenerife

El Diputado del Común, Manuel Alcaide, cuestionó ayer en el Parlamento de Canarias la política en materia de menores llevada a cabo por el Gobierno Autónomo y solicitó un mayor esfuerzo en esta materia, al considerar que lo realizado hasta ahora ha sido "insuficiente".

Manuel Alcaide, que compareció en la comisión de Gobernación, Justicia y Desarrollo Autonómico de la Cámara Regional, para dar cuenta de la gestión realizada en el ejercicio 2001 por esta institución, advirtió de que en el área de menores todavía "queda mucho por hacer en esta Comunidad para llegar a una buena situación".

Señaló que "en lo que se refiere a la realidad de los menores en general, durante el año 2001 siguen siendo mayoritarias las quejas relativas a la situación de desamparo y riesgo, así como a la de los centros".

En este sentido, destacó las quejas recibidas por "irregularidades en el funcionamiento de determinados centros de acogida de menores, así como la falta de inmuebles específicos para atender determinadas problemáticas que afectan a los niños y niñas canarios".

Alcaide demandó centros de internamiento cerrados, abiertos y semiabiertos en todas las Islas, para evitar el trato discriminatorio de los menores, e insistió en que no se trata sólo de habilitar edificios, sino de dotarlos del personal adecuado para educarlos e intentar reinsertarlos en la sociedad.

Principales deficiencias

El Diputado del Común apuntó que de la visita a tres centros de ejecución de medidas judiciales en Tenerife, "con el fin de comprobar in situ las condiciones en las que se está llevando a cabo la reinserción y rehabilitación de los menores infractores", se habían detectado, entre otras, deficiencias relativas a "la ubicación de los centros, ya que dos de ellos se encuentran en zona alejada del centro de la actividad socioeconómica y mal comunicados mediante transporte público, lo que - subrayó - contradice la finalidad reintegradora de la Ley del Menor".

Alcaide también explicó que "supone una deficiencia la falta de medidas de seguridad efectivas para impedir las fugas en uno de los centros visitados".