Es más fácil que Martí se adapte a lo que tiene

by » Ver la entrada completa

_MSM Camara2El Tenerife juega mal contra el Alcorcón y pierde. La primera sensación es que hay que fijar el objetivo en la permanencia. Seis días más tarde. El mismo equipo juega un partido meritorio en Ponferrada, ante otro aspirante a play-off, y gana. La sensación cambia: ahora parece que es lícito y sensato plantearse metas mayores. ¿Y el término medio? ¿cuál es? Creo que está a mitad de camino entre la exigencia desmedida y el pesimismo. Este es un equipo que tiene de sobra para salvarse sin apuros, porque defiende muy bien, es muy fuerte en la segunda línea cuando juega con tres futbolistas tan físicos en el medio (Alberto, Vitolo y Sanz), y porque además de gozar de un portero que gana más puntos (Elche) que los que pierde, es un equipo con gol, con una cuota alta de acierto en la suerte máxima del fútbol. Solo hay que constatar los números de Omar o de Nano, los socios de Lozano, que presentan un promedio realmente alto. Con todo eso, le da al Tenerife de sobra para competir en la categoría y dejar a cuatro rivales por debajo. Con todo eso y con el intangible del apoyo del Estadio, que pesa lo suyo.

No obstante todo ello, en la virtud de su fortaleza defensiva radica su déficit futbolístico, una carencia que lo aleja del gusto de la afición del Heliodoro. Este Tenerife mantiene las señas con las que Cervera le dio una identidad, ese fútbol de contrarrestar, de trabajar contra la posesión del rival para intentar robarle el balón y salir en transiciones rápidas, especialmente con Suso. En este estilo, el equipo sigue pareciendo competitivo, pero fuera del mismo, se bloquea. Cuando el partido exige un juego de ataque posicional, un fútbol de elaboración, el “medio campo” deja descubiertas su carencias: escasa técnica que se traduce en muy poca precisión y un ritmo cansino, muy fácil de defender para los rivales. El Heliodoro, sibarita “de cuna”, desde los tiempos del equipo de Valdano y Heynckes, entiende que este fútbol tan “industrializado” es una propuesta contraestilo con la historia de la entidad. El conflicto entre lo que hay y lo que se entiende que debería haber se agranda si Martí no define su idea. Hay tics en el desarrollo ofensivo en casa que dan a entender que Martí quiere que el equipo se relacione más con la pelota, que juegue y domine. Es su idea. Pero, a la vista de los acontecimientos parece más lógico que el entrenador acepte que hay un tipo de fútbol para el que este equipo no está dotado. Al fin y al cabo, la plantilla no la confeccionó él. Tiene coartada.

Añadir comentario » (Hay 92 en la entrada)

Blog alojado en eldia.es