Santa Cruz de Tenerife
UNIÓN MEDITERRÁNEO 5.300

Millones de euros en 47 proyectos para desarrollar el Mediterráneo

12/05/2017 13:41
PUBLICIDAD

Madrid, EFE Los países de la Unión por el Mediterráneo (UpM) aprobaron 47 proyectos de desarrollo de la región entre 2012 y 2016, por valor de 5.300 millones de euros (5.777 millones de dólares), aportados por organismos financieros internacionales y agencias nacionales de cooperación.

"No hay seguridad sin desarrollo ni desarrollo sin seguridad", argumentó hoy en Madrid el secretario general de la UpM, el marroquí Fathallah Sijilmassi, en la primera presentación del informe anual de esta organización, correspondiente a 2016 en esta ocasión.

El secretario de Estado de Asuntos Exteriores de España, Ildefonso Castro, valoró que son proyectos "muy concretos y con un enfoque muy pragmático".

Destacó los vinculados con el agua y los encuadró dentro del objetivo de una relación profunda, completa y sincera entre ambas orillas y una cooperación cada vez más estrecha para la estabilidad y prosperidad, en beneficio, particularmente, de los jóvenes. Y la UpM es un instrumento "imprescindible".

En 2016 se aprobaron 10 nuevos proyectos sobre pequeñas y medianas empresas, mujer e igualdad de género, energías renovables, descontaminación, desarrollo de infraestructuras y contaminación.

Hasta ahora, 25 de los 47 proyectos están en marcha, se centran en desarrollo humano e infraestructuras, beneficiando a 200.000 personas directamente, jóvenes y mujeres principalmente. El resto están en fase de programación técnica y dotación de recursos.

En desarrollo sostenible, por ejemplo, el informe resalta la descontaminación del lago Bizerta, en Túnez, y el Marco Privado de Energías Renovables de la Región Sur y Este del Mediterráneo.

Los proyectos son propuestos por ONG, universidades y organismos científicos, el sector privado, gobiernos, instituciones financieras y organismos internacionales, y siempre deben ser aprobados por unanimidad de los países miembros: todos los de la UE y quince de la orilla sur mediterránea.

Sijilmassi recordó también la "hoja de ruta" acordada por los Estados miembros en enero pasado en Barcelona, donde está la sede de la UpM, para reforzar la cooperación regional.

La mejor forma de afrontar los movimientos migratorios irregulares, los extremismos, el terrorismo, el desempleo y la falta de crecimiento económico es esforzarse en el desarrollo humano, con integración regional y desarrollo sostenible, aseguró.

"No podemos ser meros observadores, es nuestra responsabilidad compartida -defendió- actuar con respuestas concretas y coordinadas a escala regional y global."

Castro reiteró que uno de los objetivos permanentes de la política exterior española es el acercamiento entre el norte y el sur del Mediterráneo. En este sentido, animó a reforzar el diálogo político.

Heredera de la Conferencia Euromediterránea (Barcelona, 1995), la UpM fue relanzada en 2008 por Francia y Egipto, y ahora se ha fijado consolidar su plan de acción a través del diálogo político entre sus gobiernos y con proyectos de cooperación.