Zon@web

Limpiar de "basura" el correo electrónico, una rutina diaria

EFE, Madrid
28/sep/08 7:55 AM
Edición impresa

Limpiar de "basura" el correo electrónico forma ya parte de nuestra rutina diaria. Pero la limpieza tiene que ser a fondo. Gran número de los "spam", o mensajes electrónicos no solicitados, esconden fraudes, estafas, redes de blanqueo de dinero o de obtención de datos personales por vía fraudulenta.

¿Quién no ha recibido insistentes ofertas de Viagra, de relojes Rolex, o para trabajar en casa, de "phishing", cartas de chicas rusas, cadenas solidarias, o mensajes sobre hipotecas, seguros o de carácter pornográfico con remitentes de dudosa procedencia?

Todos estos contenidos y algunos más se utilizan en el "spam", un fenómeno definido por la Agencia Española de Protección de Datos como "cualquier mensaje no solicitado y que normalmente tiene el fin de ofertar, comercializar o tratar de despertar el interés respecto a un producto, servicio o empresa".

El asunto tiene su importancia teniendo en cuenta que, según el barómetro del CIS de febrero de 2008, el 79,9% de los usuarios de internet (unos 17 millones en España) asegura haber recibido "spam" en su ordenador y sólo un 18,8% afirma no haber recibido este tipo de información.

"Además de la molestia que supone para el usuario y el problema de protección de datos, hay una saturación de la red. Un 60-80% por ciento de lo que recibe un internauta es correo basura", explica a Efe Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas, que califica este negocio de "fructífero e indeseable".

"Detrás de un spam, hay una red de negocio muy rentable", coincide el director del Observatorio de Internet, Francesc Canals. "En él participan centenares de personas, redes de spammers internacionales que colaboran en diferentes países -subraya- que crean plataformas para hacer millones de envíos".

"El 90% de los spam se realizan desde ordenadores zombi, controlados por ciberdelincuentes, que a su vez los alquilan a los spammers para realizar estos envíos masivos", explica a Efe Jorge de Miguel, responsable de la empresa de seguridad en internet G-Data Iberia.

Las principales redes de ordenadores "zombi" se concentran en "países en los que no existe una sólida legislación en materia de delitos informáticos", mientras que entre las víctimas más propensas a sufrir estos ataques "destacan los usuarios españoles debido a las configuraciones de sus equipos (equipos de gama media-alta) así como a los hábitos de utilización".

Pero lo que da dinero es "gestionar las bases de datos". Y esto es lo que hacen los spammers: reunir el mayor número de direcciones de correo, que luego venden a quien quiera poner un producto en internet. "Un gran negocio por el tráfico que genera", dice Domingo.

Esas redes -explica- utilizan métodos "poco legales" para conseguir un gran número de direcciones de correo que compran a proveedores de servicios ya retirados, pero fundamentalmente a través de las "hoax" o cadenas aparentemente solidarias que ellos mismos ponen en circulación.

Existe además "un gran mercado en internet, que paga a 15 ó 20 céntimos de euro el contacto", señalan desde el Observatorio de Internet.

Víctor Domingo recuerda, como ejemplo de "hoax", el caso de un niño de Málaga que pedía sangre para su supervivencia. La artimaña consistía en que cada receptor del mensaje debía enviar éste a sus contactos de correo electrónico. Así, mediante "bots", los spammers se hacían con todas las listas de correo.

Para no romper "las cadenas buenas", desde la Asociación de Internautas recomiendan, primero, comprobar que no se trata de un hecho falso y, si se decide reenviar el mensaje, hacerlo poniendo las direcciones de los contactos en la casilla CCO, para que queden ocultas.

Aumento alarmante

Sobre este fenómeno y otros similares alerta la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), organismo competente en sancionar el envío de mensajes comerciales sin el consentimiento previo de su destinatario, de acuerdo con la prohibición que establecen la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI) y la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD).

Artemi Rallo, director de la AEPD, explica que últimamente han detectado las prácticas de "envíeselo a un amigo", consistente en un envío comercial que promete beneficios al receptor por participar en un sorteo, si a cambio reenvía ese correo al mayor número de destinatarios posibles.

De esta forma -explica Rallo- utilizan la relación de amistad del primer receptor con sus contactos para burlar la ley que establece la ilegalidad de enviar mensajes no solicitados, y se escudan en ese supuesto consentimiento para envíos futuros.

En general, el fenómeno del "spam" ha experimentado un "aumento progresivo" que es "alarmante" porque "afecta a gran parte de la sociedad", dice Rallo.