Última
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Tres nuevas líneas de guaguas mejoran la conectividad de los aeropuertos de Tenerife leer

Ya son seis más

El Día
30/ago/18 0:33 AM
Edición impresa

Loro Parque Fundación procedió a realizar el traslado de seis ejemplares de Guacamayo de Lear, "Anodorhynchus leari", a Brasil, lugar de donde es originaria la especie, para su reinserción en el medio natural. El de este loro es uno de los grandes proyectos de la Fundación, que logró cambiar la categoría de la especie en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), pasando de considerarse "en peligro crítico" a estar evaluada como "en peligro".

Tiene gran importancia el trabajo "ex situ" que se llevó a cabo como parte de este proyecto, que comenzó en 2006. Fue cuando el Gobierno de Brasil transfirió dos parejas a Loro Parque Fundación. En apenas seis meses, comenzaron a reproducirse en estas instalaciones y, desde entonces, se han criado un total de 30 ejemplares, de los que se fueron seleccionados los seis que son considerados genéticamente más aptos -en coordinación del comité nacional del proyecto en Brasil- para ser puestos en libertad.

Merced al apoyo de la Fundación, la población de esta especie ha crecido notablemente durante los últimos años. De hecho, con anterioridad fueron nueve ejemplares los remitidos para participar en un proyecto de cría en medios controlados. En esta ocasión, estos seis nuevos individuos -tres machos y tres hembras- serán trasladados a Boqueirão da Onça, al norte del país, donde ya hay dos ejemplares viviendo en libertad. La bióloga Erica Pacífico, coordinadora general del proyecto de liberación, será la que reciba a los animales en Brasil y una técnico del país los acompañará durante el viaje.

Tras haber pasado un período de preadaptación y de aislamiento previo, y después de ser testados contra cualquier tipo de enfermedad, los animales viajan a Brasil, donde estarán en cuarentena antes de ser introducidos en un gran aviario que se encuentra en su medio natural, con plantas propias de la ecología de la especie. Allí se adaptarán a los sonidos de la naturaleza y a las condiciones de la zona de la que es propia el Guacamayo de Lear.

En este gran aviario se hará lo que se conoce como un "soft release", que equivale a que cuando los loros hayan cumplido el periodo de adaptación, se procederá a mantener abiertas las puertas del aviario para que puedan salir o entrar a voluntad. Los dos ejemplares que ya viven en la zona serán los que les enseñen a adaptarse al medio natural en el que vivirán. Mientras, los seis ejemplares de Guacamayo de Lear estarán sujetos a un seguimiento y tendrán ayuda hasta que estén completamente adaptados.