Última
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Luka Modric gana el premio 'The Best' leer
A BABOR FRANCISCO POMARES

Ración última (hasta septiembre)

11/ago/18 6:22 AM
Edición impresa

No sé qué pensarán ustedes, pero yo estaría dispuesto a dejar de darles la lata todos los días con lo que escribo si un "pool" de empresarios de Mozambique (o de Cuenca, no tengo preferencias) decidiera pagarme un sueldo como el de la señora de Pedro Sánchez (o así) por dejar de escribir. Es verdad que no hay nadie (ni de Mozambique ni de Cuenca ni de ningún otro sitio) que me haya ofrecido jamás nada por dejar de escribir, pero tampoco eso parece importante. La cuestión es que con esa tontería ya llevo un rato de mi última tira de este verano más o menos encaminada.

Reconozco que la idea tampoco es mía original, no vayan a pensar. Se la he copiado al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que ha calificado como "un trato razonable" dejar de dar la vara con el referéndum del 1 de octubre y la proclamación de la República catalana si el Gobierno de Pedro Sánchez propone celebrar una votación sobre la independencia de Cataluña. Tampoco es que Pedro Sánchez le haya propuesto nunca eso a Torra (debía estar muy ocupado buscándole el hombre un buen curro a su señora de él), pero es que Torra es de los que logran estirar el chicle sin molestarse en masticarlo siquiera.

Resulta que a Torra lo han entrevistado para una radio escocesa, y lo ha hecho el que fuera primer ministro de Escocia, Alex Salmond, y allí Torra le ha dicho que "el Gobierno español debería dar una respuesta porque queremos autodeterminarnos. De hecho, nos autodeterminamos el 1 de octubre, pero podemos negociar ese referéndum y la declaración de independencia del 27 de octubre". La coherencia de Torra es extraordinaria: asegura que los catalanes ya se autodeterminaron (el día en que Rajoy convirtió el teatrillo de las urnas chinas en un drama para consumo europeo), pero que aun así quieren volver a autodeterminarse. Uno, que de estos asuntos sabe poco, pensaba que en materia de autodeterminación, cuando uno se autodetermina ya no puede hacerlo de nuevo. Torra parece decidido a inventar nuevas formas de hacer política, como la "autodeterminación sucesiva" que propone, o la "no negociación", que es otro sistema igualmente sugestivo: consiste en estar dispuesto a hablar de todo con el Gobierno de Sánchez, pero al mismo tiempo negarse a tratar con él de la situación de sus compañeros detenidos (los que decidieron quedarse y dar la cara ante la justicia española) porque -dice- "si negociáramos de alguna manera estaríamos admitiendo que están en prisión por algún motivo". Por alguno será, digo yo, pero eso tampoco es importante.

Lo realmente importante es que un personaje como Torra sea hoy presidente de la Generalidad y se la pase diciendo sandeces que los medios y los periodistas reproducimos como si estuviera diciendo algo con sentido. ¿Qué quiere, autodeterminarse y declarar la república independiente? Pues si no les bastó con la primera, ni están por la opción IKEA (lo digo por si cuela) que lo hagan otra vez a ver qué pasa... Porque, sinceramente, si estos son los líderes y las ideas que mueven la independencia catalana, yo diría que lo tienen bastante complicado para llegar a alguna parte. Van a tener que autodeterminarse varias muchas veces más hasta que lo hagan bien. Que -eso sí es verdad- los ensayos se los pagamos nosotros.

A BABOR FRANCISCO POMARES