Última
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP quiere que los jueces, y no el Parlamento, elijan al Consejo General del Poder Judicial leer

El patrimonio como valor de negocio

Pedro Fumero
21/ene/14 1:04 AM
Edición impresa

L a declaración del casco antiguo de San Miguel de Abona como Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico es un claro respaldo al trabajo del ayuntamiento por proteger el entorno, así como a los propietarios de numerosas viviendas que se esfuerzan por preservar las fachadas y la "estampa aneja" de las calles.

El ejemplo más significativo de esa labor lo representa la emblemática calle de la Iglesia, que conduce hasta la plaza y la parroquia de San Miguel, en una dirección, y en otra hasta la calle La Asomada, en las inmediaciones del barrio de Tamaide. Junto a los domicilios de muchos residentes, también se han desarrollado diversas empresas orientadas al turismo cultural y gastronómico. En dicha vía existen varios hoteles y casas rurales, así como algunas tascas. Y parte de esos negocios están abiertos desde hace muchos años.

También existen otros casos, como propietarios que han afrontado costosas restauraciones y que utilizan esos ejemplares de arquitectura tradicional canaria de los siglos XVIII y XIX para descansar los fines de semana o celebrar fiestas con sus familias y amigos.

Algunas de esas casas representan el poder que durante décadas ostentaron varias de las familias que sustentaron la terratenencia del Sur de Tenerife, fundamentalmente entre finales del siglo XIX y buena parte de la pasada centuria.

Cabe destacar que, junto a la iglesia parroquial y la plaza, se conserva la casa natal del ilustre médico y etnógrafo tinerfeño Juan Bethencourt Alfonso, una figura clave para comprender las ansias de parte de los intelectuales canarios de finales del siglo XIX y comienzos del XX por descubrir la cultura guanche.

Hace pocas semanas, dicha vivienda solariega fue sede de una exposición sobre su figura promovida por la corporación.

En el otro extremo de la calle, desde hace años está abierta la Casa-Museo del Capitán utilizada habitualmente para celebrar jornadas sobre la historia comarcal o patrimonio histórico que interesan a visitantes y vecinos. Con esa base, el consistorio sanmiguelero quiere que los turistas que pasen por el municipio se fijen en esos encantos de su casco histórico.