Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Borrell niega en EEUU que Trump le propusiera construir un muro en el Sáhara leer

Contra los incívicos en su entorno urbano

Santa Cruz reactiva el estricto cumplimiento de las ordenanzas municipales para sancionar el poco cuidado de propietarios de perros en los parques y jardines para evitar su degradación.
El Día
6/may/18 6:39 AM
Edición impresa

"Vamos a ir a saco". Así de contundente se mostró el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, el pasado día 24, en el contexto de hacer pública su decisión innegociable de luchar contra el incivismo en los parques y jardines de la ciudad. Guarda estrecha relación con el propio cuidado de estas zonas y la protección de las especies vegetales que ornamentan los distintos pulmones del municipio, especialmente el parque García Sanabria en donde han cortado hasta bambú. Las nuevas medidas se extrapolan a los actos vandálicos que también suelen sufrir los espacios públicos y el mobiliario urbano en general.

En ambos casos, una semana después de darse la orden de conformar dispositivos de policías de paisano para sancionar a los incívicos, la Policía Local ha levantado un total de 48 actas, casi en su mayoría referidas al propio cuidado de los dueños con sus canes, que suelen campar a sus anchas en las zonas ajardinadas, dejando "sorpresas" o "rotos" en los espacios.

Este dato demuestra que el alcalde Bermúdez no se tiró un farol, sino que va en serio en declarar la guerra a los comportamientos incívicos de las personas en los espacios públicos con sus perros, como pueden ser el parque García Sanabria (también foco de robos o destrozos de especies vegetales) o La Granja (daños en el mobiliario urbano), entre otros. Y en este objetivo gana la lucha precisamente contra los perros y las personas que rompen o maltratan el entorno.

A pesar de las campañas informativas, una parte de la ciudadanía no hace caso de las recomendaciones, que tampoco son bastante complicadas de cumplir: no pisar las zonas verdes, prohibido alimentar a las palomas u otros animales que se encuentren sueltos en el parque, los perros deben estar acompañados y ser conducidos mediante cadena para su control y los considerados peligrosos deben tener bozal, los dueños de los perros están obligados a recoger los excrementos de sus mascotas, y en la zona de juegos infantiles está prohibido el acceso y la estancia de los animales.

Al final las ganas de no cumplir las normas ha llevado aparejada la orden del estricto cumplimiento de las ordenanzas municipales para evitar el deterioro y la degradación que infringe "una minoría irrespetuosa" a los parques, jardines y espacios públicos, dijo el miércoles el alcalde del municipio, José Manuel Bermúdez.

Las campañas de concienciación

El concejal de Medio Ambiente de la corporación local, Carlos Correa, reconoció el problema existente con el mantenimiento de los entornos y el deterioro medioambiental y lo que supone la acción incívica de algunos dueños con sus mascotas. Todo ello "a pesar de la campaña El marrón lo pagas tú, que advierte del importe máximo de la sanción tipificada en las ordenanzas, que se eleva a los 1.500 euros. La campaña se presentó el año pasado e iba acompañada de unos carteles que se han colocado por toda la ciudad, sobre todo en aquellas zonas de máxima presencia o donde más se tenía detectado el problema. Además, luego se sacó otra campaña para reforzar la idea y se instalaron los famosos totems simulando excrementos para concienciar a las personas", recordó.

42.000 perros censados en el municipio

Correa adelantó que en la actualidad existen 42.000 perros censados en el municipio, de los que 2.235 son considerados como de razas peligrosas. En total, el número de propietarios que han censado a sus mascotas se eleva a los 28.983. Esto supone que el 14% de los vecinos son propietarios de canes. Estos datos dan pie a que Carlos Correa explique que con las campañas "sabíamos que no íbamos a limpiar las ciudades, porque si la gente sigue teniendo una postura incívica, poco podemos hacer".

La actuación de la policía de paisano

Adelantó que la unidad de Protección del Entorno Urbano (Proteu) generalmente actúa a petición vecinal. "Los ciudadanos advierten de la hora en la que algunos habitualmente pasean a sus mascotas y no recogen lo que dejan, que es cuando la policía actúa". Correa recordó "la campaña de choque" bastante fuerte ordenada por el alcalde con una mayor presencia de policías de paisano, "pero no se equivoque, porque no solo es para tratar los problemas que generan algunos con sus perros, sino para luchar en una mayor medida contra los actos vandálicos en general".