Tenerife
TENERIFE / CABILDO

Podemos denuncia vertidos de aguas negras y CC y PSOE lo acusan de crear alarma social

Santa Cruz de Tenerife, EFE
6/oct/17 17:38 PM
eldia.es
El consejero de Podemos en el Cabildo de Tenerife, Julio Concepción, durante una de sus intervenciones en el pleno celebrado hoy por la Corporación Insular. Al fondo, Fernando Sabaté./Cristobal García (EFE)
 

Sabaté en una imagen de archivo./El Día

El portavoz de Podemos en el Cabildo de Tenerife, Fernando Sabaté, ha denunciado hoy que desde 2001 se vierten cada día más de 20.000 metros cúbicos sin depurar en la capital tinerfeña, datos que han sido descalificados desde CC y PSOE, que han asegurado que con ellos se crea alarma social.

Estas discrepancias se han producido durante la comparecencia del presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, a petición del grupo de Podemos, para hablar de las aguas residuales en la isla y de los problemas suscitados al respecto, así como del cumplimiento de las medidas contra el cambio climático aprobadas por la corporación en 2015.

Durante su intervención, Carlos Alonso ha afirmado que "malintencionadamente" se ha querido vincular los vertidos de aguas residuales al mar con la aparición de las microalgas, cuando éstas, ha añadido, tienen que ver con el calentamiento global.

Carlos Alonso ha manifestado que el Cabildo de Tenerife, sin tener competencias para ello, ha colaborado en mejorar la depuración de aguas en la isla y "no ha falseado los datos", lo que, ha afirmado, ha permitido que obras sean declaradas de interés general y que se reciban un mayor volumen de inversiones.

Ha dicho asimismo que no quiere comparar la situación de Tenerife con la de otras islas porque eso conlleva polémicas estériles pero ha comentado que en el plan hidrológico insular se señala que la isla tiene un 57 por ciento de capacidad contaminante mientras que Gran Canaria declara la mitad.

El portavoz de Podemos, Fernando Sabaté, ha denunciado que desde 2001 en la estación depuradora de Santa Cruz se vierte un volumen de aguas sin depurar que supera los 20.000 metros cúbicos diarios, lo que supone, a su juicio, un "grave problema" que también se da en Adeje y Arona.

Fernando Sabaté ha dicho además que en diez años no se ha puesto en marcha ninguna nueva depuradora y ha afirmado que había una obligación moral para solucionar este problema porque hay graves problemas que ha conllevado sanciones de la Unión Europea.

El portavoz de Podemos ha pedido al Cabildo de Tenerife que no mire hacia otro lado y que aborde la depuración de aguas con "realismo" y evitando "triunfalismos".

Manuel Martínez, consejero de Aguas, ha descalificado los datos del estudio universitario presentado por Sabaté, a quien ha acusado de dar los datos en litros cúbicos en vez de en metros cúbicos para crear alarma social, y de utilizar los datos de un informe universitario "sin demostrar".

El consejero también ha manifestado que todas las aguas en Tenerife se tratan excepto una parte que, por una cuestión técnica de la infraestructura de las depuradoras, que no soportan la carga de B05 que contiene el agua depurada.

El consejero insular de Aguas ha señalado que ni él ni el grupo de gobierno (CC-PSOE) han ocultado los problemas de saneamiento con los que cuenta Tenerife y ha resaltado que lo único que hace falta para poner a la isla "al día" en depuración y saneamiento de las aguas es que el resto de las administraciones pongan los recursos económicos necesarios.

El consejero de Coalición Canaria Jesús Morales ha acusado al portavoz de Podemos de ser poco riguroso al hablar de un tema "tan importante" y de generar un movimiento social "contrario al gobierno" en vez de proponer soluciones desde las administraciones.

Morales ha destacado que el Consejo Insular de Aguas ha sido siempre "muy claro" y ha recordado que en la depuración de las aguas el Cabildo está asumiendo una función que competencialmente no le corresponde, puesto que el tratamiento de las aguas residuales es competencia de los municipios.

El consejero de CC ha solicitado mayor inversión y que se tengan en cuenta otros factores como que el agua regenerada no puede ser utilizada en según qué situaciones.

El consejero de grupo Popular Pedro Suárez ha reseñado que la política de aguas tiene un componente técnico muy amplio frente a la escasez de componente político, por lo que ha pedido no hacer "disparates".

Pedro Suárez también ha señalado que se siente orgulloso de haber participado "activamente" en la redacción del plan hidrológico y ha indicado que es "injusto" que se sea tan "duro" en el análisis que se ha realizado sobre vertidos y depuración de aguas.

El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, ha pedido "seriedad" y ha recordado que desde 2007, "en plena crisis", el Cabildo ha invertido unos 70 millones de euros en depuración de aguas y que se ha sido "responsable", si bien ha recordado que todavía falta la inversión por parte del Estado para realizar obras en varias depuradoras.

Alonso se refirió a los planes hidrológicos y las competencias insulares en materia de aguas, y señaló que en el plan vigente, que es de 2015, se fijan soluciones comarcales y se tienen en cuenta la situación de las cuencas y los sistemas de tratamiento.

Este plan, ha explicado el presidente insular, define 65 aglomeraciones urbanas con 13 sistemas diferentes de tratamiento, que tienen "la virtud" que muchos de ellos fueron declaradas obras de interés del Estado en 2001.

Para cada municipio se ha propuesto un plan de recolección de aguas, ya que desde 1996 se destacaba que uno de los problemas no era solo el vertido sino también la recolección de agua ya que mucha se perdía.

Según los datos que ha expuesto, el volumen de aguas que se genera en la isla es de 64 hectómetros cúbicos, un 60 por ciento, casi 38 hectómetros, se recoge por el sistema de alcantarillado colectivo y se depura 24,5 en instalaciones colectivas.

Ha afirmado que el 60 por ciento del agua recolectada es depurada.

Se ha referido también a las actuaciones del Cabildo en esta materia en los últimos 20 años en los que ha invertido 150 millones de euros en más de 300 actuaciones bien a través del Consejo Insular de Aguas o en planes de colaboración municipal.

Alonso ha manifestado que en 2001 se produjo una declaración de obras de interés del Estado, en las que el Cabido ha estado colaborando.

Respecto al plan estratégico sobre el cambio climático, Alonso ha señalado que recoge la reducción en un 20 por ciento en 2020 la emisión de gases de efecto invernadero y para ello se establecen 46 acciones por 82 millones y ha citado la renovación de la flota de TITSA.

TENERIFE / CABILDO