Tenerife Sur
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Renault nombra una dirección provisional y mantiene a Ghosn como presidente leer

La historia interminable de la rotonda de Llano del Camello

La obra comenzó en septiembre del año 2016 con 13 meses de plazo para terminar. Hoy está inacabada y es una fuente de peligro por falta de señalización horizontal y luminosa, por deficiente señalización vertical, por modificaciones del proyecto, por su planificación...
J.A. Medina
7/ene/18 6:21 AM
Edición impresa
La historia interminable de la rotonda de Llano del Camello

E s un caos y de noche, un gran peligro. Transitar por el tramo de la TF-65 que parte desde Las Chafiras hasta Llano del Camello es una odisea. La obra se encuentra en ese punto en el que las conjeturas abundan, pero las soluciones se dilatan. La señalización o no existe (horizontal y luminosa) o es insuficiente. El hecho de que, además, se hayan alterado los espacios de salida y entrada a la vía hacia Las Andoriñas complica un poco más el tránsito. "¿Que va a quedar genial? Pues, vale. ¿Que hacía falta? Pues, también. Pero que lo hagan bien, en tiempo y forma y sin generar dificultades a los conductores".

Eso lo manifiesta un camionero aposentado en la barra de un bar de Las Chafiras, mientras que un taxista prefiere el silencio "porque esta tomadura de pelo va más allá de las colas y de los problemas esos que dicen que hay para terminar la obra".

La obra consiste, básicamente, en construir una rotonda a la entrada de la urbanización Llano del Camello y la ampliación y adecuación del viario en ambos sentidos orientando el tráfico de bajada hacia la TF-1 y hacia el puente de Chafiras. Además, se quería "ordenar" los accesos a Las Andoriñas.

"Han eliminado esos accesos de forma injustificada y caprichosa, han desoído a vecinos y empresarios y creado un problema donde no lo había", según Valentín González (CCN). Todo ello se plasma en "las innumerables protestas vecinales", que han puesto de manifiesto "la desastrosa planificación de unas obras donde los retrasos, los incumplimientos y la desinformación han sido la práctica habitual hasta el día de hoy".

Traysesa inició la obra en septiembre de 2016 con 13 meses de plazo para terminarla. Transcurridos 16 meses, todavía "está empantanada y creando más y más problemas. Está provocando cuantiosas pérdidas económicas a los comerciantes y generando inestabilidad en puestos de trabajo". Un punto "grave" es que "los vecinos y los comerciantes trasladaron con contundencia a las autoridades, a la empresa y a los técnicos todas sus quejas, poniendo sobre la mesa todos los incumplimientos. Para nada ha servido".

Cabildo y consistorio firmaron, el 13 de noviembre de 2014, el convenio para el proyecto "Adecuación de la TF-65, Rotonda de Llano del Camello", con 1.431.597,88 euros de licitación, cofinanciados por el Cabildo (954.398,59 euros) y por el Ayuntamiento de San Miguel de Abona (477.199,29 euros).