Sucesos

El cardenal George Pell, ante un tribunal por pederastia

El cardenal australiano, el "número tres" del Vaticano, afronta en Australia a partir de hoy un juicio relacionado con delitos sexuales contra menores.
Efe, Bangkok
15/ago/18 1:55 AM
Edición impresa

El cardenal australiano George Pell, el "número tres" del Vaticano, afronta en Australia a partir de hoy un juicio relacionado con delitos sexuales contra menores ocurridos en el pasado y del que se ha prohibido informar por orden judicial.

La información sobre el proceso no puede ser divulgada, ni siquiera parcialmente, en Australia, según una orden judicial emitida el pasado mes de junio para garantizar un juicio justo.

La restricción informativa permanecerá vigente hasta que se levante la orden o se emita un veredicto.

Pell, de 77 años, recibió del papa Francisco en junio de 2017 un "periodo de excedencia" del cargo de prefecto de la Secretaría de Economía del Vaticano, que ocupó el 24 de febrero de 2014, para afrontar este proceso.

Por otro lado, el exarzobispo australiano Philip Wilson empezó ayer a cumplir en Australia una pena de 12 meses de arresto domiciliario por encubrimiento de pederastia.

El magistrado Robert Stone, quien el 22 de mayo halló culpable al religioso y el 3 de julio le impuso una condena de privación de libertad, concedió que Wilson cumpla la pena en el domicilio de su hermana en Central Coast (este).

Una comisión oficial investigó entre 2013 y 2017 la respuesta de las instituciones australianas a los casos de abusos sexuales de menores y concluyó que hubo "decenas de miles" de víctimas.

"Decenas de miles de niños fueron abusados sexualmente en las instituciones australianas. Nunca sabremos la cifra, pero cualquiera que sea, supone una tragedia nacional perpetrada durante generaciones dentro de nuestras más respetadas instituciones", señaló en el documento presentado el pasado diciembre.

Este informe reveló que la Iglesia Católica recibió quejas de 4.500 personas por supuestos abusos a menores cometidos por unos 1.880 de sus miembros, sobre todo sacerdotes, principalmente entre 1980 y 2015.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) criticó que la prensa tenga prohibido informar del juicio que afronta el cardenal George Pell, el "número tres" del Vaticano, y solicitó que las autoridades judiciales den marcha atrás a esa decisión.