Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Borrell niega en EEUU que Trump le propusiera construir un muro en el Sáhara leer

Cae una red asentada en Málaga y Cádiz que robaba a otros narcotraficantes

Málaga, EFE
10/may/18 9:51 AM
eldia.es

Una organización criminal dedicada al tráfico internacional de hachís y a robar a otros narcotraficantes con el empleo de violencia ha sido desarticulada en una actuación conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil que se ha saldado con 23 detenidos, la mayoría afincados en Málaga y Cádiz.

En la operación, que se ha desarrollado en cuatro fases y ha permitido el embargo preventivo de bienes por un valor superior a 254.000 euros, se han intervenido tres toneladas y media de hachís, 13.619 euros, diecinueve vehículos, cuatro armas de fuego y 43 teléfonos móviles, según ha informado hoy el instituto armado.

Entre los detenidos figuran los jefes de la red, dos hombres de nacionalidad rumana y española, acusados de los delitos de pertenencia a organización criminal, tráfico de drogas y robo con violencia.

La investigación se inició en septiembre de 2016, cuando agentes de la Guardia Civil que participaban en un control de seguridad ciudadana dieron el alto a un vehículo que se dio a la fuga, y que fue hallado unos kilómetros más allá abandonado con 82 kilos de hachís en su interior.

Las pesquisas de la Guardia Civil llevaron a otra investigación de la Policía Nacional relacionada con una organización criminal dedicada al tráfico de estupefacientes.

En octubre de 2016 se formó un equipo conjunto de trabajo en torno a un grupo criminal asentado en Manilva (Málaga) y dedicado al tráfico de drogas a gran escala que estaba liderado por dos hombres y que se caracterizaba por su peligrosidad.

La operación conjunta ha permitido desmantelar una red compuesta por personas de Polonia, Rumanía, Lituania, Letonia, Marruecos y España que tenía alquiladas viviendas o locales en las provincias de Málaga y Cádiz, donde también estaban afincados la mayoría de sus integrantes.

Los investigados tenían divididas sus funciones dentro del grupo, de manera que mientras unos se ocupaban de alquilar viviendas y naves, otros eran los responsables de guardar, transportar o distribuir el estupefaciente en distintos países de la UE.

La red cometía robos violentos de droga o dinero procedente de esta actividad a otros narcotraficantes, modalidad delictiva conocida como "vuelco".