Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los Mossos investigan la muerte violenta de una mujer en El Vendrell leer

Siete detenidos e intervenidas 2,7 toneladas de hachís en Málaga y Cádiz

Málaga, EFE
28/abr/18 10:23 AM
eldia.es
Fotografía facilitada por la Policía Nacional del alijo./Policía Nacional (EFE)

Siete personas que introducían en España cocaína procedente de Sudamérica y hachís originario de Marruecos han sido detenidas en Málaga y Cádiz, en una operación conjunta de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria en la que se han intervenido 2,7 toneladas de hachís y dos armas de guerra.

Uno de los detenidos, el responsable de la custodia de la droga, está condenado en Francia a 19 años de prisión y otros tres habían sido objetos de investigaciones previas relacionadas con el tráfico de estupefacientes, según ha informado hoy la Policía en un comunicado.

El grupo empleaba embarcaciones de recreo para introducir la droga en España, que escondía en un domicilio dotado de un sótano y ubicado en Benajarafe, núcleo de población de Vélez-Málaga, donde, además de 2.700 kilogramos de hachís, se localizaron dos subfusiles, dos pistolas y 4.465 euros en efectivo.

Los agentes detectaron en el Puerto de Alcaidesa, situado en La Línea de la Concepción (Cádiz), un velero en el que la organización transportaba el estupefaciente hasta España.

De esta forma, los investigadores establecieron una conexión entre los líderes de la organización, dos ciudadanos franceses afincados en Marbella, y un marinero de nacionalidad española, propietario de la embarcación desde mediados del pasado año.

Posteriormente, averiguaron que a finales de diciembre tenían la intención de viajar a Sudamérica para recibir una importante cantidad de cocaína, propósito que se vio frustrado por problemas técnicos que obligaron a la tripulación del velero a dirigirse a Rabat (Marruecos) para reparar la embarcación.

Durante el tiempo que el capitán y el tripulante del velero permanecieron en Marruecos, los agentes localizaron la vivienda de Benajarafe, que era utilizada por la red como almacén de la droga antes de su distribución a escala internacional.

El pasado marzo los agentes supieron que la tripulación del velero amarrado en Rabat estaba ultimando los preparativos para zarpar, por lo que una vez que partió hacia España fue abordada antes de su desembarco por funcionarios de la Agencia Tributaria.