Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Italia inmoviliza al Aquarius bajo la acusación de tratamiento ilegal de residuos leer

Hallado el cadáver del joven que cayó al mar hace una semana en La Guancha

El Grupo de Especialistas en Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil descubrió el cuerpo sin vida de Leocadio Quintero Pérez cuando salió a la superficie, a las 13:30 horas de ayer, cerca del enclave donde sufrió el accidente. La víctima fue trasladada hasta el Puerto de la Cruz, donde esperaba su familia.
P.F., S/C de Tenerife
3/ene/12 1:15 AM
Edición impresa

El Grupo de Especialistas en Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil consiguió localizar ayer el cadáver de Leocadio Quintero Pérez cuando se cumplía una semana desde su desaparición en la costa de La Guancha, donde practicaba la pesca desde tierra en las proximidades del Charco del Viento. Así finalizó la terrible espera que ha vivido la familia de Quintero Pérez, que deja un hijo de seis años. Los buceadores del Instituto Armado volvieron ayer a sumergirse en aguas próximas a la costa para intentar hallar al joven desaparecido el 26 de diciembre. A las 14:30 horas aproximadamente, cuando ya estaban a punto de abandonar las tareas, los agentes detectaron que el cuerpo sin vida del joven de 29 años había salido a la superficie cerca de Punta Marrero. El cuerpo fue trasladado en una embarcación de Salvamento Marítimo hasta el muelle del Puerto de la Cruz, donde esperaban sus familiares, entre ellos su madre y su esposa.

Más de 30 personas continuaron la búsqueda de Leocadio de forma particular en los últimos días, después de que el pasado fin de semana se suspendiera el dispositivo integrado por los servicios de Emergencia y los propios GEAS. Los buceadores de la Guardia Civil llegaron poco después de las 12:00 horas a la zona donde desapareció Leocadio Quintero Pérez.

La alcaldesa de La Guancha, Elena Luis, recordó que la profundidad del mar en el área donde apareció el cadáver alcanza los 75 metros. Además, la regidora señala que los lugares desde donde pescan algunas personas o "pesqueros" son acantilados con 25 metros de altura en algunos puntos y con una orografía peligrosa, por lo que recordó la importancia de no acudir en solitario a tales parajes y adoptar todas las medidas de precaución posibles, como chalecos salvavidas, para evitar accidentes trágicos.