Sucesos

Avisa a la Guardia Civil tras consumir cocaína en Güímar

El alertante aseguró a los miembros del Instituto Armado que una persona que se encontraba con él en una casa lo quería matar. No apareció nadie, pero los agentes encontraron rastros de droga sobre una mesa y una bolsita de cocaína.
EL DÍA, S/C de Tenerife
13/abr/05 11:26 AM
Edición impresa

Una dotación de la Guardia Civil del puesto de Güímar se hizo cargo de la detención, a última hora del pasado lunes, de un hombre por su presunta participación en un delito contra la salud pública. Este servicio se desencadenó cuando el detenido supuestamente se puso en contacto con el Instituto Armado para denunciar que mientras se encontraba en su domicilio un desconocido intentó matarlo.

Cuando la Guardia Civil se presentó en el domicilio del alertante pudo comprobar que éste presentaba un gran estado de excitación y se reafirmó en la idea de que una persona trató de quitarle la vida en una habitación de su vivienda.

Las fuerzas actuantes no hallaron más personas que el detenido, pero sí advirtieron sobre una mesa restos de lo que parecía ser cocaína. Además, junto a esta sustancia apareció un envoltorio plástico con unos 50 gramos de cocaína. A partir de ese dato se ha abierto una investigación para aclarar si puede haber otras personas implicadas en este delito o, bien, la llamada tiene que ver con un posible trastorno alucinógeno por parte de la persona que telefoneó a la Guardia Civil.

Marihuana en Icod

En otra detención efectuada en las últimas horas en la Isla de Tenerife por un asunto relacionado con el tráfico de sustancias estupefacientes, la Policía Local de Icod de los Vinos puso a disposición de la Guardia Civil a un hombre de 52 años de edad, vecino de la ciudad del drago, por un delito contra la salud pública. En este caso, en las diligencias policiales se hizo constar que al imputado se le incautaron 193 brotes de marihuana, cuyas matas arrojaron un peso de 8.750 gramos.

Al igual que en el caso resuelto en Güímar, el responsable de esta plantación ya ha quedado a disposición de la autoridad judicial, aunque en el del sur tinerfeño no se descartado aún que otras personas pudieran estar implicadas en un delito de tráfico de drogas.