Sucesos

Al menos 257 muertos y más de mil heridos en un terremoto en China

Según las autoridades locales, el número de víctimas podría aumentar en las próximas horas, ya que cientos de personas han quedado sepultadas bajo los escombros.

EFE, Pekín
25/feb/03 10:01 AM
Edición impresa

Al menos 257 personas murieron y más de mil resultaron heridas en el terremoto de 6,8 grados de magnitud en la escala de Richter registrado ayer en la Región Autónoma de Xinjiang, en el noroeste de China, informó la agencia oficial Xinhua.

Según las autoridades locales, el número de muertos podría aumentar en las próximas horas, ya que cientos de personas han quedado sepultadas bajo los escombros de numerosos edificios en la localidad de Bachu, epicentro del seísmo.

"Al menos mil casas han resultado destruidas", aseguró Zhang Yong, director la sección de prevención de desastres del Departamento Sismológico de Xinjiang, región donde reside gran parte de la etnia uigur, de credo musulmán y lengua turcomana.

El movimiento telúrico se produjo a las 10.03 de la mañana hora local (02.03 GMT) en un área montañosa cercana a la frontera entre China y Kirguistán, situada a unos 3.000 kilómetros de Pekín.

Cundió el pánico

"Durante toda esta jornada se han registrado numerosas réplicas del terremoto, una de ellas de 5 grados de magnitud, por lo que la población no podrá regresar a sus casas esta noche", puntualizó Zhang.

El pánico cundió entre los habitantes del lugar que desafiaron temperaturas de varios grados bajo cero y permanecieron a la intemperie hasta la llegada de los equipos de socorro con tiendas de campaña. Algunos lugareños ya han comenzado a enterrar a los muertos el mismo día de su fallecimiento, según el rito musulmán.

El terremoto se pudo sentir con especial virulencia en los municipios de Bachu (370.000 habitantes), donde se han registrado la mayoría de las víctimas mortales; Jiashi, Artux, Kashi, Markit y la ciudad de Kashgar (150 kilómetros al oeste), que también cifran en cientos los heridos.

Al parecer, el seísmo sorprendió desayunando a los residentes en los pueblos situados en la periferia de Bachu, donde la estructura de las casas es poco firme.

En la localidad de Chongku Qiake, diez estudiantes perdieron la vida cuando el edificio del instituto donde estudiaban se desplomó tras los primeros temblores de tierra.

En Arlagen, población de mil habitantes, las víctimas mortales superan el centenar.

Según fuentes de la comisaría de Policía de Bachu, "muchos niños podrían haber perecido durante el terremoto, ya que los edificios de los colegios de la zona son muy viejos y la mayoría de víctimas residían en casas de una sola planta o edificios en estado ruinoso".

Los equipos de rescate, enviados a media mañana por las autoridades locales a la zona del desastre buscan entre los escombros posibles supervivientes.

Además, los miembros del Ejército Popular de Liberación (PLA) destinados en cuarteles militares de la zona también han sido movilizados para colaborar en las operaciones de salvamento.

"Me dirigía al trabajo en bicicleta cuando la tierra empezó a temblar. Fue horrible, nunca había experimentado una sensación de desamparo igual", relató un trabajador de una entidad bancaria local.