Sociedad

Un telescopio capta con detalle una galaxia espiral a 65 millones de años luz de la Tierra

Madrid, Europa Press
12/sep/18 12:05 PM
eldia.es
ESO

El instrumento FORS2, instalado en el telescopio VLT del Observatorio Europeo Austral (ESO), en Chile, ha captado "impresionantes detalles" de la galaxia espiral NGC 3981, ubicada en la constelación de Crater (la taza) y a 65 millones de años luz de la Tierra. La imagen, que fue fotografiada en mayo de 2018, muestra a la galaxia suspendida en la negrura del espacio.

FORS2 está instalado en la Unidad de Telescopio 1 (Antu) del VLT. Entre la batería de instrumentos de vanguardia montados en las cuatro unidades de telescopio del VLT, FORS2 destaca por su extrema versatilidad. Igual que una "navaja suiza", este instrumento (además de ser capaz de producir hermosas imágenes como esta) es capaz de estudiar una gran variedad de objetos astronómicos de muy diversas maneras, según informa ESO.

Así, la extrema sensibilidad de FORS2 reveló brazos espirales de NGC 3981, cargados de polvo en forma de vastas corrientes y de regiones de formación estelar, y un disco prominente de jóvenes estrellas calientes.

La galaxia está inclinada hacia la Tierra, permitiendo a los astrónomos observar justo en el corazón de esta galaxia y estudiar su centro luminoso, una región altamente energética que contiene un agujero negro supermasivo. También se muestran estructuras espirales periféricas de la galaxia, algunas de las cuales parecen haber sido estiradas hacia el exterior de la galaxia, probablemente debido a la influencia gravitatoria de un pasado encuentro galáctico.

NGC 3981 forma parte del Grupo NGC 4038, que también contiene a las conocidas Galaxias Antena, que son galaxias en interacción. Este grupo forma parte de la gran Nube de Cráter, que es sí misma un componente más pequeño del Supercúmulo de Virgo, la titánica colección de galaxias que alberga la Vía Láctea.

Además de varias estrellas en primer plano de la Vía Láctea, FORS2 también captó un asteroide solitario atravesando el cielo: se trata de la débil línea que puede verse hacia la parte superior de la imagen. Este asteroide, sin quererlo, ha ilustrado el proceso utilizado para crear imágenes astronómicas, con las tres exposiciones diferentes de la ruta del asteroide que componen esta imagen, que se muestra en las secciones del azul, el verde y el rojo.