Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Cifuentes renuncia como presidenta de la Comunidad de Madrid leer

Odio al diferente, 20 años de difícil lucha contra una lacra poco visible

Por primera vez Interior ha contabilizado los delitos de odio, que en 2013 fueron 1.172 en España. Sin embargo, los expertos cifran en unos 4.000 los que pueden cometerse al año.
Sagrario Ortega (EFE), Madrid
4/ago/14 1:12 AM
Edición impresa

Lucrecia Pérez fue la primera víctima mortal de odio reconocida en España. Dos décadas después la lucha contra este tipo de delitos está dando sus frutos, aunque el miedo a denunciar sigue siendo el obstáculo para que no afloren agresiones físicas y verbales al diferente.

Por primera vez el Ministerio del Interior ha contabilizado los delitos de odio, que en 2013 fueron en España 1.172. Sin embargo, los expertos en esta tipología delincuencial cifran en unos 4.000 los que pueden cometerse en nuestro país anualmente y aseguran que, como en el resto de Europa, un 80 por ciento de las agresiones no se denuncian.

Noviembre de 1992. Lucrecia Pérez, emigrante dominicana de 33 años, es asesinada a tiros por un grupo de cabezas rapadas en Aravaca (Madrid). Noviembre de 2007. Carlos Javier Palomino muere a manos de un soldado profesional de ideología neonazi en el metro de Legazpi de Madrid.

Solo son dos de los 80 crímenes de odio que, según Esteban Ibarra, presidente del Movimiento contra la Intolerancia, se han perpetrado en España en los últimos 22 años. Unos delitos, dice a Efe, que incluso pueden llegar a enfrentar a países.

Antisemitismo, aporofobia, racismo o xenofobia y cualquier otra acción que se ejecute contra una persona por su pertenencia a una etnia, raza, religión, práctica religiosa, discapacidad u orientación e identidad sexual están considerados como delitos de odio.

Recogidos ya en el Código Penal, la reforma en trámite en el Congreso de esta ley tipificará dos grupos de conducta: por un lado, y con una penalidad mayor, las acciones de incitación al odio o a la violencia contra los diferentes, y por otro los actos de humillación o menosprecio contra ellos, así como el enaltecimiento de estos delitos.

Del mismo modo, se prevé agravar las penas para la comisión de estas infracciones a través de internet.

¿Están suficientemente perseguidas estas actitudes? El subinspector de Policía David del Castillo, especializado en violencias sociales, opina que "cada vez se trabaja más en su persecución" y pone como ejemplo el incremento exponencial de las sanciones en el fútbol por este tipo de actos, aunque reconoce que la Ley contra la Violencia en el Deporte ha tenido que ver mucho en ese aumento.

Del Castillo subraya asimismo la reciente creación de 52 fiscalías especializadas, que han redundado en un mayor número de procedimientos abiertos y de sanciones, si bien, resalta, la base para erradicar este problema es la educación, pero es una solución a largo plazo.

Mientras tanto, las fuerzas de seguridad ya trabajan con una circular de la Fiscalía para que en la denuncia se haga hincapié en aquellos aspectos que, en principio, pueden pasar desapercibidos, pero que pueden llegar a demostrar que se trata de un delito de odio.

El subinspector lo explica gráficamente: cuando hay una agresión no es solo importante la lesión, sino también detalles como la vestimenta del autor (puede llevar camiseta con una esvástica), las palabras que profiera, tatuajes, etc.