Santa Cruz de Tenerife

Samuel Rizo, un murguero solidario

Miembro de Zeta-Zetas, este icodense lidera el proyecto Mi Superhéroe eres tú: hacer el sendero de La Esperanza a Arona para recaudar fondos para la Asociación de Niños con Cáncer Pequeño Valiente.
El Día
20/ago/18 6:23 AM
Edición impresa
Samuel Rizo, un murguero solidario

L o que comenzó como un reto personal se ha tornado en un proyecto solidario en favor de la Asociación de Niños con Cáncer Pequeño Valiente. Así nació "Mi superhéroe eres tu", un programa de concienciación y dinamización social cuya cara visible es Samuel Rizo, de 32 años, que cuenta con el respaldo de Ezequiel Herrera Gil y Álvaro García Barrera, además de dos soportes afectivos vitales, su madre, Pilar González Méndez, y su hijo, Ezequiel.

El objetivo más comercial del proyecto, realizar el 13 de octubre el sendero de gran recorrido (GR-131) desde La Esperanza hasta Arona, 90 kilómetros por el Parque Nacional del Teide, sorteando la orografía del terreno desde las seis de la mañana y durante unas doce horas. El "motor" que le lleva a afrontar esta prueba, recaudar fondos para la ONG a través de patrocinadores o colaboradores que contacten con Pequeño Valiente. La buena acogida ha llevado, por ejemplo, a una peluquería a donar su caja íntegra de todos los miércoles desde agosto a diciembre a la citada ONG. El proyecto Mi Superhéroe eres tú también ha puesto a la venta pulseras solidarias; en tres días han vendido 2.500 unidades, encargadas de todas las Islas.

La iniciativa surgió en agosto de 2017, cuando Samuel se planteó hacer los 70 kilómetros de la ruta de peregrinación desde su Icod natal hasta Candelaria. Solo y de noche, este murguero se puso a prueba para saber si era capaz de vencer a los miedos de la noche, reconoce. Diez horas después de salir superó la prueba, con el aliento de su primo y su novia.

Este año se trazó un "más difícil", el sendero de gran recorrido que cruza de Anaga a Arona, pero buscó un aliciente para completar el reto personal, "lograr que fuera beneficioso para algo o para alguien", añade.

En mayo, en su recuperación de una operación de vesícula, puso en Google: "ONGS de niños con cáncer" y le apareció Pequeño Valiente. Encontró la respuesta a su inquietud.

El reto de Samuel aspira a convertirse en un movimiento social, en el que ha involucrado hasta a su hijo, Ezequiel, quien le animó a que una tortuga ninja le sirviera de logotipo. Él entrena a diario de cara al 13 de octubre, en una carrera solidaria de 90 kilómetros que ya comenzó, en la que todos pueden colaborar; unos con donaciones, otros con gestos cómplices en las redes sociales, o incluso acompañando a Samuel el día 13 en algún tramo de la prueba. "Estamos trabajando para futuros eventos solidarios y que esto no sea flor de un día. Solo queda dar la talla con todo el apoyo y seguir luchando por causas que nos llenen el corazón en una sociedad que por momentos parece que adolece de valores", explica Samuel.

Se buscan superhéroes.