Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
En riesgo naranja Tenerife, El Hierro, La Gomera y La Palma leer

El Cabildo rechaza las tesis del Cicop acerca de los derribos en Miraflores

El Día, S/C de Tenerife
16/ago/18 6:19 AM
Edición impresa
Una de las casas que se han derribado en la calle Miraflores, antes de la demolición./El Día

Un informe técnico del Cabildo de Tenerife rechaza los argumentos con los que la Fundación Cicop apoya los derribos de inmuebles en la zona de Miraflores, en la capital tinerfeña.

Al respecto de la demolición de tres inmuebles históricos ubicados en la calle Puerta Canseco, bajo criterios que son extrapolables a otros tres edificios que van a desaparecer en este barrio chcicharrero, desde la Corporación insular manifiestan su desacuerdo con las conclusiones a las que ha llegado un organismo como el Cicop.

En este sentido, consideran que "no es cierta la afirmación de que los edificios carecen de valores patrimoniales según la Ley de Patrimonio Histórico de Canarias".

La exhaustividad de los argumentos del informe elevado por la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo concluye en una serie de errores destacables.

En primer lugar, que a pesar de que se trata de dilucidar el valor patrimonial de tres inmuebles, no se ha realizado un análisi insividualizado de cada uno de ellos, sin tener en cuenta sus características constructivas, su lenguaje arquitectónico, la fecha de construcción, el arquitecto ni el contexto histórico.

El propio ayuntamiento incluyó estos inmuebles en el PGO como susceptibles de futura catalogación, reconociendo por tanto su valor patrimonial en 2010.

Desde el Cabildo entienden que tampoco se puede supeditar el valor patrimonial de los inmuebles a la situación urbanística del entorno en el que se localizan.

Y consideran inaceptable el informe del Cicop, "ya que parte de criterios erróneos que dejan en el aire la conclusión a la que se llega", como que los catálogos se refieren a edificios o bienes individuales; la ley considera como patrimonio las viviendas de carácter popular y se niega la posibilidad de que en una manzana urbana convivan edificios históricos e inmuebles modernos.