Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Unas cuarenta personas son evacuadas al entrar olas en dos edificios en Garachico leer

Retiran otras 14 tarjetas falsas para personas con movilidad reducida

Algunas de las cartulinas, que también se están retirando por parte de la Policía Local, han sido emitidas por el Ayuntamiento de Arona a nombre de empresas En lo que va de año van 65.
El Día, S/C de Tenerife
22/may/18 6:24 AM
Edición impresa

Los agentes de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife han retirado en las últimas semanas otras 14 tarjetas fotocopiadas para el estacionamiento en las plazas reservadas para personas con movilidad reducida (PMR).

Con esta nueva remesa, en lo que va de año ya se alcanza el número de 65 tarjetas fraudulentas que ha interceptado este cuerpo policial.

Además, también se han comenzado a retirar algunas cartulinas con la apariencia de ser emitidas por el Ayuntamiento de Arona, que están utilizándose para idénticos fines en las calles de la capital tinerfeña, aunque figuran adscritas a vehículos y no a personas.

La primera teniente de alcalde y concejal de Seguridad Ciudadana, Vial y Movilidad del Ayuntamiento de la capital, Zaida González, además de felicitar a los integrantes del cuerpo policial santacrucero "por continuar firmes en esta batalla por defender los derechos de las personas con movilidad reducida", adelantó que ya se ha comunicado al ayuntamiento sureño la detección de estas nuevas tarjetas por si se tratara de alguna ilegalidad.

González aseguró que en el municipio capitalino "no vamos a dar tregua, seguiremos revisando las tarjetas en la vía pública y sancionando a quienes realicen este tipo de comportamientos insolidarios". "Es increíble que todavía haya personas que no tengan el más mínimo respeto por los demás y fotocopien tarjetas para aparcar donde no les corresponde", añadió.

Respecto a este último grupo de cartulinas, se repite la misma casuística que en anteriores ocasiones: del total, seis eran utilizadas por personas que no eran los titulares de la misma; otra parecía ser emitida por la administración autonómica catalana, aunque sin que figurara titular alguno, y el resto eran copias múltiples de varias personas titulares de las citadas autorizaciones.

En el caso de las tarjetas que parecen emitidas por el Ayuntamiento de Arona, los agentes remarcan que lo curioso es que algunas personas que portaban estos documentos señalaban que las mismas habían sido facilitadas por su empresa para ser usada por cualquier trabajador.