La Palma

Airbnb se extiende por la Isla hasta ofertar más de 1.100 camas

La plataforma ya cuenta con cerca de 400 alojamientos repartidos por todos los pueblos, con un perfil de cliente cada vez más variado Hay viviendas que llegan a doce inquilinos.
El Día, S/C de La Palma
28/ago/18 0:48 AM
Edición impresa

La plataforma de "software" Airbnb dedicada a la oferta de alojamientos a particulares y turísticos se ha extendido de forma espectacular por la Isla en los últimos meses, y ya cuenta con cerca de 400 alojamientos en los que ofrece más de 1.100 camas.

Aunque se pueden seguir contratando habitaciones en viviendas ocupadas por sus propietarios, con derecho al uso de la cocina y el baño, lo que antaño era más común, cada vez son más los complejos o villas que se alquilan en su totalidad, con capacidad para hasta 12 inquilinos. No es extraño encontrar en esta página alojamientos para 6, 8 ó 10 visitantes, con unos precios bastante apetecibles si se tiene en cuenta el número de personas al que están dirigidos.

La implantación de Airbnb se extiende en mayor o menor medida por la práctica totalidad de los municipios. Es notable el número de viviendas dedicadas al turismo vacacional tanto en los núcleos más poblados, Santa Cruz de La Palma, Los Llanos de Aridane e incluso en El Paso, también en Tazacorte, donde la competencia en determinadas zonas ya es notable; como en núcleos turísticos consolidados como Los Cancajos y Puerto de Naos, e incluso en pueblos más rurales, como Puntagorda, Tijarafe, Garafía o Puntallana. Nada (o casi) se escapa de esta modalidad turística.

En esta plataforma se llega incluso a ofertar alojamientos que se "venden" en el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente.

Propietarios de estos establecimientos confirman que "no hay un perfil establecido de inquilinos". Y es que "antes, al principio, sí te encontrabas más mochileros jóvenes o de mediana edad, pero el abanico de clientes se ha abierto bastante".

Experiencia en el Roque de los Muchachos

Personal de la plataforma de software Airbnb se ha desplazado a La Palma para conocer sobre el terreno lo que ofrece el territorio insular a sus potenciales clientes, conscientes del número de alojamientos que ya se ofertan y de la demanda que están registrando, especialmente en determinadas épocas del año. En concreto, una al menos de las experiencias de las que disfrutaron para su posterior recomendación fue una observación nocturna en el Roque de los Muchachos, conscientes de la importancia mundial de los telescopios ubicados en la cima de la Isla.

Aprovechar la reducida oferta en invierno

No solo juega con precios más asequibles sobre todo para grupos al objeto de implantarse y ganar mercado, Airbnb también está aprovechando en La Palma el reducido número de camas que se ofertan sobre todo en complejos hoteleros, que son claramente insuficientes durante la temporada de invierno. Disponer, por ejemplo, de alojamientos en Santa Cruz de La Palma no es nada sencillo en diferentes épocas del año, lo que ha hecho que un número notable de ciudadanos haya optado por participar de este modelo con sus propias viviendas, que no les "importa" compartir.