Criterios
FRANCISCO JOSÉ SANTOS MIÑÓN

Desde mi observatorio

C
8/feb/13 1:52 AM
Edición impresa

ontinuando con la visión de Santa ruz de Santiago de Tenerife, hoy me alegra comenzar con una, para mí, buena noticia: los hitos históricos que nos recuerdan la ubicación de las obras defensivas el 25 de julio de 1797 en 15 puntos del litoral tinerfeño. Propiciada por la Tertulia 25 de Julio, y con la colaboración, tanto en el impulso logístico como en la financiación, del Ayuntamiento de Santa ruz, la Autoridad Portuaria, el Mando Militar de anarias y el Real lub Náutico, todos incluyen una leyenda con los datos más destacados y un dibujo alegórico.

El alcalde da Santa ruz de Tenerife, hace unos días dijo, en consonancia con lo ya dicho en su día por Miguel Zerolo, que "la Refinería tendrá que salir de Santa ruz más tarde o más temprano", y posiblemente trasladarla a otro lugar, preferiblemente en el sur de la isla. La dirección de la Refinería ya ha advertido de que si alguna vez hubiera que trasladar el centro, se iría de la isla. Por supuesto, a Las Palmas le faltó tiempo para ofrecer los solares oportunos.

La Refinería lleva 82 años en Santa ruz y ha dado trabajo a generaciones de tinerfeños. umple con las más estrictas medidas de seguridad, según la Dirección, y garantiza el abastecimiento del mercado canario. Pero si tuviera que irse sería para llevarla a otro país, de los llamados de "expansión". En estos momentos la planta genera 800 puestos de trabajo que se perderían, se encarecerían los precios del combustible. El petróleo allí producido impulsa el 95% de las energías; las operaciones de EPSA suponen entre un 50 y un 60% del movimiento que se generan en sus instalaciones, tanto de entrada como de salida de mercancías del puerto.

Bien es verdad que cuando se instaló estaba en el extrarradio de la ciudad y ahora está dentro de ella. No parece que la polución que produce sea demasiado importante, salvo los malos olores, al menos no he oído nada, ni publicado en prensa, por parte de la oncejalia de Medio Ambiente -¿existe?-, ni tampoco de la Fundación que, por lo visto, se creo para ayudarlos en la gestión. En Las Palmas se llama de Sostenibilidad, porque la posible polución hay que hacerla compatible con la productividad. Tampoco he oído mucho hablar de ella a los movimientos ecologistas. La enorme necesidad de suelo para ampliar aun más la ciudad hacia el sur podría compensarse con hacer disponible los terrenos de la finca de Fumero. ¿Por qué no se ha urbanizado aun esta importante y céntrica zona de Santa ruz? ¿No existe la expropiación por motivos esenciales?.

Dirigiéndonos hacia el norte nos encontramos con el Palmétum, construido sobre el antiguo vertedero, y que producía lógicamente una serie de gases, potencialmente peligrosos. No comprendo cómo se construyó allí ese palmeral, con los gastos correspondientes. Ahora quieren abrirlo al publico, incluso poner unos carritos con comida ¿ya no se producen gases?

Pasemos al uartel de San arlos, edificio de corte neoclásico, que primero fue Hospicio de San arlos y que, comprado por el Estado al Ayuntamiento en 1849, con su importe se construyó el actual teatro Guimerá. Posteriormente, San aros se convirtió en cuartel para 200 artilleros y 400 de infantería.

Pasado el tiempo fue la sede del Regimiento de Infantería 49, hoy en Hoya Fría, y pabellón para el coronel. Este edificio, totalmente inutilizado al pasar por delante de su puerta principal las vías del tranvía, debidamente restaurado y mejorado sus alrededores hubiera sido un magnifico lugar para residencia del presidente del Gobierno de anarias, oficinas y salas necesarias, no el búnquer en que se encuentra ahora, con unos alrededores de pena.

Después nos encontramos con la ermita de Regla, uno de los edificios más antiguos de Santa ruz ,si no el que más. Está sin restaurar y rodeada de vallas y escombros que la inutilizan y no permiten ni contemplarla ni utilizarla.

La cruz que el Adelantado, y por la que Santa ruz lleva su nombre, y donde se celebró la primera misa, ¿dónde y cómo está representada?

FRANCISCO JOSÉ SANTOS MIÑÓN