Nacional

El Govern transmite su malestar al ministro Borrell por la "agresión verbal" de Morenés

Confía en que no afecte al diálogo con Sánchez pero pide respeto y no "insultos"
Barcelona, Europa Press
28/jun/18 15:31 PM
eldia.es
EUROPA PRESS

La Conselleria de Acción Exterior de la Generalitat ha hecho llegar este jueves al gabinete del ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, el malestar el Govern por la "agresión verbal" al presidente Quim Torra del embajador de España en Estados Unidos, Pedro Morenés.

Lo ha explicado en declaraciones a los medios el conseller de Acción Exterior, Ernest Maragall, antes de comparecer en la comisión de Exteriores del Parlament para explicar las líneas maestras de su departamento para la actual legislatura.

"Es incomprensible que aún hoy se produzcan este tipo de escenarios de agresión verbal en un acto institucional. No parece en ningún sentido aceptable y es contradictorio con una retórica de diálogo que se pregona desde el Gobierno central", ha expuesto.

Maragall ha criticado que un representante del Estado en la capital de Estados Unidos se permita "el insulto y el menosprecio" a la sociedad catalana, a los presos soberanistas y a la figura del presidente de la Generalitat.

Preguntado por si el incidente afectará a la voluntad de diálogo de la Generalitat con el Gobierno central, ha dicho que espera que no y que todo se quede en una "anécdota desgraciada e inaceptable pero que no pase de anécdota a categoría".

Maragall ha afirmado que el compromiso de la Generalitat con el diálogo es firme y ha deseado que el Gobierno central también entienda que el diálogo no puede ser "un intercambio de improperios y descalificativos".

EL INCIDENTE

Torra ha abandonado este jueves --junto a la delegación catalana que le acompañaba-- un acto en Washington tras una intervención del embajador español en Estados Unidos, Pedro Morenés, que el presidente catalán ha calificado de "intolerable".

Tras un primer discurso de Torra, Morenés le ha replicado con una intervención en la que ha negado que en España haya presos políticos, y que para el presidente catalán ha sido "ofensiva" con Cataluña y sus instituciones.