Nacional

La voz de las familias de las víctimas de El Tarajal llega al Congreso desde Camerún

Paloma Favieres, de CEAR: "Hoy pueden volver a repetirse"
Madrid, Otr/Press
6/feb/17 20:08 PM
eldia.es
El líder de Podemos Pablo Iglesias (4i), junto al diputado de Compromís, Enric Bataller (2d), entre otros, participa en un minuto de silencio por el tercer aniversario de la muerte de quince inmigrantes cuando trataban de cruzar la frontera en El Tarajal (Ceuta)./Mariscal (EFE)

Hermanos y padres de los 15 jóvenes que murieron hace ahora tres años cuando intentaban alcanzar a nado la playa ceutí de El Tarajal, mientras la Guardia Civil utilizaba botes de humo y pelotas de goma para disuadirles, han intervenido este lunes desde Camerún en un acto en el Congreso de los Diputados para exigir a las autoridades españolas, en el tercer aniversario de la tragedia, dignidad, justicia y reparación.

Se trata de un acto de homenaje promovido por Unidos Podemos en la Cámara Baja el que han participado junto a su portavoz de migraciones, Ione Belarra; la activista de Ca-Minando Fronteras, Helena Maleno; la abogada de la Coordinadora de Barrios, Patricia Fernández; la responsable del servicio jurídico de CEAR, Paloma Favieres; el representante del Observatori DESC Marco Aparicio y el co-director del documental 'Tarajal: desmontando la impunidad en la frontera sur', Marc Serra.

Los familiares, unidos en una asociación de víctimas de aquel 6 de febrero, han intervenido en conexión por internet con el Congreso de los Diputados ya que el Gobierno de España les ha denegado el visado necesario para viajar a territorio nacional, al considerar que "no está suficientemente justificada" la necesidad de su presencia, tal y como ha denunciado en su intervención Helena Maleno. Tampoco han sido aún autorizados a viajar a Ceuta para identificar los cuerpos de los fallecidos.

Uno tras otro, han ido tomando la palabra para explicar que sus hijos, sus hermanos, partieron un día en busca de una vida mejor y no regresaron. "Antes de inmigrante, mi hijo era un ser humano", ha dicho el padre de una de las víctimas, desde el acto de homenaje que simultáneamente se estaba celebrando en Douala en el que se ha reclamado además, "que no haya impunidad" y "los responsables paguen" las consecuencias.

Maleno, que desde aquel 6 de febrero de 2014 ha venido acompañando a las víctimas y colaborando para que se organizasen en asociación para reclamar justicia, ha sido la encargada de detallar ante la Sala Ernest Lluc del Congreso la situación de indefensión y de dolor en que se encuentran esas familias, cuyo testimonio fue recogido en el documental 'Proyecto Tarajal: Transformar el dolor en justicia' que ha sido proyectado en la Cámara Baja.

"El proceso de reparación es lento, sobre todo en países como el nuestro, con escasa cultura de reparación", ha afirmado, para incidir en que "el daño no se hizo sólo el día que perdieron a sus seres queridos, continuó con las declaraciones del Gobierno, del Ministerio del Interior, de la Guardia Civil, con la negación del juzgado a que se presentaran las familias, la desidia de las autoridades españolas para identificar los cuerpos y el auto del juzgado de Ceuta que cerraba el caso y que fue un insulto para las familias".

Ahora, con el auto de la Audiencia Provincial de Cádiz que ordena reabrir el caso porque considera que no se investigó cuanto debería, Maleno considera que se ha iniciado el camino para reparar a las familias, pero reivindica un esfuerzo declarado en favor de las personas que se la juegan "en la guerra de las fronteras".

"A los supervivientes de las pateras y las vallas deberían aplicarles los mismos cuidados que a los supervivientes de las tragedias", como el acompañamiento a sus víctimas o las cautelas en los servicios funerarios, que guardan los cadáveres un tiempo prudencial, ha reclamado.

Por su parte, la letrada Patricia Fernández ha puesto el acento en que todo empezó porque hubo supervivientes que en "un ejercicio de dignidad" se pusieron en contacto con Maleno para denunciar lo que estaba ocurriendo. Desde entonces, la primera motivación de las ONG personadas ha sido saber qué pasó y, según ha afirmado, "ha sido muy difícil porque desde el Ministerio del Interior se obstaculizó desde el primer momento toda la investigación".

"Se obstaculizó cuando los Guardias Civiles actuantes dejan de transmitir sus comunicaciones conscientes de que estaban al margen de la legalidad y dicen 'pasemos a comunicaciones internas' y no se grabó más. Cuando no se recogieron los cuerpos de cinco personas (...) y llegaron después a las costas españolas sin rostro, y hoy seguimos sin saber quiénes son formalmente", ha detallado.

Sobre las víctimas, ha incidido en las incógnitas aún pendientes, como el motivo por el que se hundieron en zona de poca profundidad. "No se rescataron los cuerpos, no sabemos los nombres, no se hicieron bien las autopsias así que nos ha costado mucho saber por qué murieron. Queremos saber qué es lo que aconteció. Pero también hay una finalidad del procedimiento que es exigir responsabilidades individuales porque creemos que fue un acto criminal", ha añadido.

DEROGAR LAS DEVOLUCIONES AUTOMÁTICAS

Desde CEAR, Paloma Favieres ha puesto el acento en lo sucedido en estos tres años, en los que "todo han sido piedras en el camino tanto desde el punto de vista judicial como normativo", y en los retos pendientes para que esto no vuelva a suceder, ya que a su juicio, "hoy pueden volver a repetirse sucesos como los del Tarajal".

"La responsabilidad que tenemos todos y que tienen en esta casa (el Congreso) es conseguir que sucesos como los del Tarajal no se vuelvan a repetir y más allá de la respuesta judicial que tengamos, hasta que no seamos capaces de dar ese paso no habrá dignidad ni justicia en estas fronteras", ha destacado.

En su opinión, esto pasa inexorablemente por la derogación de la disposición adicional a la Ley de Seguridad Ciudadana para Ceuta y Melilla que recoge el rechazo en frontera, es decir, la entrega sumaria a Marruecos de quienes sean interceptados en el salto del perímetro fronterizo, algo que conforme ha denunciado, "viola todos los convenios internacionales y trata de dar cabida a las expulsiones colectivas". "El Tribunal Constitucional tarde o temprano tendrá que pronunciarse, pero ahora tenemos una oportunidad de oro para modificarlo", ha añadido.

Aparicio, por su parte, se ha centrado en que se trata de "un caso absolutamente obvio de violación de la persona en sí misma conectada y del ser humano como tal". "No debemos olvidar ese punto de partida", ha destacado, para defender la migración como un derecho humano frente a un sistema de fronteras que lo restringe y cercena con consecuencias como las de El Tarajal.

En último lugar, han tomado la palabra los diputados que han intervenido en la organización del acto, como Belarra, que ha reiterado el objetivo de Unidos Podemos de "impulsar una Comisión de Investigación en el Congreso" sobre lo sucedido en El Tarajal, aunque la salida de Jorge Fernández Díaz del Ministerio del Interior haga "que no pueda rendir cuentas de su gestión" en ella. Asimismo, ha expresado su compromiso de apoyar ante las instituciones la reclamación de visados para que las familias de las víctimas puedan viajar a Ceuta a recuperar los cuerpos de los suyos.

Precisamente, al término del acto se celebrará una concentración a las puertas del Ministerio de Asuntos Exteriores, en Madrid, para exigir esos visados, así como reclamar justicia y dignidad para las familias de los muertos en El Tarajal, convocada entre otros, por Amnistía Internacional, la Coordinadora de Barrios, CEAR, Ca-Minando Fronteras, el Servicio Jesuíta a Migrantes o la asociación Sin Papeles de Madrid.