Nacional
LO ÚLTIMO:
El Primer ministro socialdemócrata pierde la moción de censura en Parlamento sueco leer
DETENCIONES

Un nuevo golpe a ETA acaba con los encargados del sellado de zulos

Madrid, EFE
8/jul/15 17:29 PM
eldia.es

Un nuevo golpe policial a ETA, esta vez contra el aparato encargado del sellado y control de los depósitos de armas y zulos de la banda, ha neutralizado aún más a lo poco que queda de la organización terrorista, muy diezmada también en su dirección con el arresto de sus dos jefes de logística.

Después de que ayer trascendiera que la Guardia Civil y la Dirección General de Seguridad Interior francesa habían detenido a dos de los cabecillas de ETA, Iñaki Reta Frutos y Xabier Goienetxea, el Ministerio del Interior ha confirmado esas dos identidades después del cotejo de huellas llevado a cabo por la Policía gala.

Con documentación falsa, ambos fueron arrestados, tras dos años de investigación de la Guardia Civil, en una vivienda unifamiliar de la localidad gala de Ossès, en el departamento de Pirineos Atlánticos, donde también fueron detenidos sus propietarios, los franceses J.F.M. y M.T.L.

Se trata de una "importantísima" operación, en palabras del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien ha considerado que con este golpe, a la ya más que diezmada organización terrorista solo le quedan sus presos y su disolución, porque es un "cadáver" al que solo le falta expedir su certificado de defunción.

Interior ha asegurado que Goienetxea y Reta Frutos dirigían el departamento técnico-logístico de la banda terrorista, creado tras el desmantelamiento el año pasado del entramado logístico-militar de ETA para que se encargara del sellado de los zulos y depósitos de armas.

Los investigadores creen que este golpe a la banda dificulta sobremanera el control y gestión del material del que aún dispone.

Esta operación, denominada "Tonel/Tonneau" en español y francés, ha servido para que las fuerzas de seguridad dieran con dos de los terroristas más buscados: Reta Frutos, de 56 años y nacido en Elorrio (Vizcaya), y Goienechea, de 35 años y natural de San Sebastián, ambos huidos de la justicia española.

El 20 de julio del pasado año las ediciones digitales de los diarios "Gara" y "Naiz.info" publicaron un comunicado de ETA en el que la banda anunciaba que estaba realizando una reestructuración interna para desmantelar su entramado logístico-militar y crear una nueva rama técnico-logística encargada del sellado de sus depósitos de armas.

Anunciaba también el reforzamiento de su aparato político y, todo ello, sin suprimir las estructuras necesarias para su funcionamiento interno.

El máximo responsable de ese aparato era Goienetxea, que se encontraba apoyado en las labores de dirección y coordinación por Reta Frutos. Ambos cuentan con un importante historial en su andadura en ETA.

Así, Goienetxea fue uno de los organizadores y dinamizadores de la "kale borroka" en Rentería (Guipúzcoa) y había participado en la comisión de varias acciones violentas y de sabotaje. En abril de 2008 pasó a la clandestinidad.

Pudo estar implicado en el robo de seis turismos de alta gama perpetrado por numerosos miembros de ETA en marzo de 2010 en el concesionario "Auto Contac", situado en Dammarie Les-Lyes, a 60 kilómetros de París, y que terminó con el asesinato del agente francés Jean-Serge Nérin, primera víctima mortal de la policía gala por parte de la banda.

Reta Frutos, por su parte, fue responsable del comando legal "Mugarra" y participó en la comisión de diversas acciones terroristas a lo largo del año 1981.

Desde entonces, ha sido condenado por su colaboración y pertenencia a banda armada o terrorista, la última en septiembre de 2008, cuando pasó a la clandestinidad.

Sus huellas aparecieron entre el abundante material de ETA incautado por la Guardia Civil en enero de 2010 en Bermillo de Sayago (Zamora), que dos miembros de la banda pretendían trasladar hasta Óbidos (Portugal).

En esa localidad lusa ETA estaba instalando un depósito de almacenamiento y taller de fabricación de artefactos explosivos, desmantelado por la Guardia Nacional Republicana de Portugal en febrero de 2010.

Los dos detenidos eran los responsables del comando legal "Erreka" desarticulado por la Guardia Civil en Guipúzcoa en 2011, en una operación que supuso la mayor incautación de material explosivo de ETA en España.

Tras la operación, el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha lamentado que "ETA esté desaprovechando el tiempo" al no estar dando "pasos efectivos" hacia su desarme definitivo.

"A ETA no le conviene retrasar más los pasos que debe dar" y que, según ha dicho, "empiezan por el desarme efectivo e inmediato y deben concluir con su disolución definitiva".

Mientras, desde Amaiur, su portavoz en el Congreso, Xabier Mikel Errekondo, ha rechazado las detenciones y las declaraciones del ministro del Interior, que ha dicho que sigue trabajando para conseguir la "disolución absoluta" de ETA "por las buenas o por las malas".

Ambas son indicativas del "poco o nulo interés que tiene el Gobierno español para que ETA deje fuera su arsenal de forma ordenada, como ha demostrado y declarado en más de una ocasión", ha señalado Errekondo.

DETENCIONES