La Laguna

Una empresa pide 100.000 euros al consistorio por horas extras

El consistorio se niega a pagar a Marpe Innova la cantidad que solicita, pues ningún funcionario acredita que se realizaran esas horas La Justicia determinará quién tiene razón.
O. González, La Laguna
15/jul/15 1:08 AM
Edición impresa
Cristo Pérez./ED

La Justicia deberá resolver si el Ayuntamiento de La Laguna está obligado a pagar los alrededor de 100.000 euros que le reclama la empresa Marpe Innova, anterior concesionaria de los servicios de dinamización de los centros ciudadanos.

La reclamación tiene que ver con facturas relativas a horas extras que, supuestamente, hicieron los trabajadores de la citada compañía durante la etapa en la que fue concejal de Participación Ciudadana Cristo Pérez.

Pérez dejó la Concejalía tras las elecciones de 2011 y dio el salto al Cabildo de Tenerife, donde ejerció como consejera de Deportes hasta los comicios del 24-M.

Según fuentes consultadas por este periódico, ningún servicio técnico del Ayuntamiento de La Laguna ha podido demostrar que los trabajos se hicieron, tal y como defiende la empresa a la que Pérez adjudicó la dinamización de los centros ciudadanos durante su etapa como edil. "No se cumplieron los trámites administrativos correspondientes", añadieron las mismas fuentes.

Ante la negativa del consistorio a resolver la situación, Marpe Innova decidió llevar al consistorio a los juzgados, que deberán ahora resolver el asunto.

La Concejalía de Participación Ciudadana, que dirige por segundo mandato consecutivo el concejal Javier Abreu, convocó a mediados de 2013 un nuevo concurso para adjudicar la dinamización de los centros ciudadanos.

Y aunque en un primer momento no se presentó ninguna empresa, al separarse en la convocatoria los talleres y la dinamización, más tarde se corrigió este punto y finalmente resultó adjudicataria la compañía Eulen, que por los servicios que presta desde mediados de 2014 y hasta 2016 cobrará 1,8 millones.

Eulen se encarga de abrir y cerrar los locales, controlar todo su equipamiento, gestionar la documentación inherente a su actividad, dar información a los usuarios, hacer de interlocutores con el ayuntamiento, coordinar el uso que se le da a las salas y la reserva de espacios para las distintas actividades y, además, impartir talleres enfocados al ocio y la formación.