Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El PP quiere que los jueces, y no el Parlamento, elijan al Consejo General del Poder Judicial leer

Amenaza con volver


7/sep/05 11:24 AM
Edición impresa

El 24 de julio de este año Lance Armstrong, después de ganar su séptimo Tour de Francia consecutivo, anunció que el ciclismo era para él historia: "Lo primero que voy a hacer es cogerme unas vacaciones en Francia, con mis hijos y con Sheryl Crow, y disfrutar de la vida".

Tres semanas después de finalizada su carrera, Armstrong volvió a entrenar: "Me aburría en casa, echaba en falta el entrenamiento y la competición", fue lo que le dijo a su director, Johan Bruyneel.

Bruyneel no se sorprendió. En unas declaraciones efectuadas al periódico de Austin The American Statesman, Lance ha confirmado que está pensando de verdad en volver. "Correr de nuevo el Tour puede ser el mejor modo de responder a las acusaciones de L'Equipe y de los franceses. Me estoy entrenando todos los días", afirmó.

Johan Bruyneel estuvo pocos días después de finalizar el Tour con Armstrong, en Niza, y cuando fue preguntado por este asunto en la Vuelta a España, el director belga dijo que no puede confirmar nada sin hablar con él más en profundidad, pero que sí es cierto que "se lo está pensando seriamente".

La posibilidad de que Armstrong siga en activo en 2006 es más real que nunca. Sin perder la forma que mostró durante el Tour se está preparando para correr una serie de criteriums, el Tour de Hope, que se diputarán entre el 29 de septiembre y el 8 de octubre en los Estados Unidos con el fin de recaudar dinero para los afectados por el cáncer.

La decisión final sobre esa renuncia a abandonar el ciclismo podría confirmarse en el mes de diciembre, en la primera reunión que mantendrá el equipo Discovery Channel en Austin, donde vive, con el fin de planificar la próxima temporada con tiempo por delante.

Mientras esa duda permanece, Lance Armstrong y su novia, la cantante de música country Sheryl Crow, han anunciado en la localidad de Sun Valley, en el estado de Idaho, que se van a casar. Lo que no han confirmado es la fecha. Armstrong tiene 32 años y sería su segundo matrimonio.

Las novedades en la vida del mejor corredor de toda la historia en el Tour de Francia siguen produciéndose de forma vertiginosa. Sólo el hecho de que el propio corredor deje abierta esa posibilidad le concede un margen importante de volver, lo que revolucionaría, una temporada más, el mundo del ciclismo.