Internacional

La UE a 27 eleva la presión sobre May para que desbloquee el Brexit

La 'premier' británica se verá antes en sendas bilaterales con Juncker y Tusk
Bruselas, Europa Press
17/oct/18 12:37 PM
eldia.es
ANDY RAIN (EFE)

La Unión Europea a Veintisiete ha elevado la presión sobre la primera ministra británica, Theresa May, para que este miércoles acuda a Bruselas con "nuevos hechos" y "propuestas concretas" que ayuden a pactar un divorcio amistoso entre la Unión Europea y Reino Unido y evitar el peor escenario de una ruptura abrupta.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea escucharán a May durante unos minutos antes de cambiar de sala y evaluar durante una cumbre sin representación británica cuál es el estado de las negociaciones del Brexit, y si hay margen para pactar una salida ordenada a tiempo o deben prepararse para una ruptura traumática.

Horas antes, la 'premier' británica se verá a solas y por separado con el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, y con el jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, en un intento por aportar mayor claridad a las posiciones que defiende Londres. La primera reunión será a las 16:30 en la sede de la Comisión Europea, con Juncker; y la segunda a las 17:45 con Tusk en el Consejo.

"Preguntaré a la primera ministra May si tiene propuestas concretas para romper el bloqueo. Únicamente estas propuestas podrán determinar si es posible un avance definitivo", avisó el presidente del Consejo europeo el martes, tras ser informado por el negociador europeo, Michel Barnier, del fracaso del último intento de acuerdo el pasado fin de semana.

Los mandatarios dieron en septiembre un ultimátum a la 'premier' para consensuar este octubre los términos del Acuerdo de Retirada, incluida una solución que evite reintroducir una frontera física entre Irlanda e Irlanda del Norte, último escollo importante y que ambas partes temen que pudiera poner en riesgo los Acuerdos de paz de Viernes Santo.

A pesar de los esfuerzos a nivel técnico, el fin de semana se frustró un intento de sellar un principio de acuerdo por el que viajó por sorpresa el domingo a Bruselas el ministro británico para el Brexit, Dominic Raab, quien tras una hora de reunión con Barnier regresó a Londres sin resultado.

El bloque comunitario quiere contar con un plan de emergencia ('backstop' en la jerga comunitaria) que permita mantener la frontera "blanda" en la isla, mientras se hallan soluciones técnicas con las que pasar a una relación comercial "sin fricciones", pero que garantice los controles necesarios.

Una de las opciones es que Irlanda del Norte siga siendo parte de la Unión Aduanera y del Mercado Único, pero esto no gusta a Reino Unido, porque ve como un ataque a su soberanía e integridad realizar controles aduaneros dentro de su territorio, creando un estatus diferente al resto del país para Irlanda del Norte.

Los negociadores europeos, por su parte, insisten en que son posibles esos controles sin amenazar la integridad de un país y ponen como ejemplo de ello la situación de las Islas Canarias y su relación con la España peninsular.

La Unión a 27, por su parte, rechaza poner un límite temporal específico a este 'backstop' porque, advierten fuentes europeas, existe el riesgo si se fija un plazo determinado de que se cumple la fecha sin haber logrado una solución alternativa.

"No habrá un Acuerdo de Salida sin un plan de emergencia (para el Ulster) que funcione, esto no ha cambiado", subrayaba un alto funcionario europeo, que mantiene la esperanza en que sea posible dar con un modelo aceptable por ambas partes.

El objetivo inicial de esta cumbre a 27 era valorar si se habían dado los avances decisivos que permitiera pensar en que fuera viable cerrar los últimos flecos y sellar el pacto en una nueva cumbre en noviembre. Sin embargo, "claramente no estamos en el punto que quisiéramos" y estas condiciones no se dan, en opinión de los negociadores comunitarios.

Así las cosas, no se contempla por ahora convocar la cumbre de noviembre ni saldrá de la cena de este miércoles la "declaración política" que May esperaba obtener para dibujar las bases de la relación futura entre la UE y Reino Unido como país tercero.

"Entiendo que hace falta tiempo, nos lo vamos a tomar. Con calma, con seriedad, para un acuerdo en las próximas semanas", concluyó Barnier en los márgenes de una reunión con ministros europeos para informar a los 27 de la situación. El negociador europeo insiste en que es posible superar las diferencias y llegar a un acuerdo "en las próximas semanas". INTERESES DE ESPAÑA

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tiene previsto verse de manera bilateral con Tusk, y con el jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, para discutir los asuntos de interés para España en los tres días de cumbre europea en Bruselas, incluido el Brexit, la inmigración y el presupuesto.

La cita con Juncker la acordaron ambos en una conversación telefónica el lunes, día en que el Gobierno remitió a la Comisión Europea la propuesta de Presupuestos para 2019 que Bruselas debe evaluar en las próximas semanas.

En el marco de las negociaciones del Brexit, España tiene especial interés en el protocolo sobre el estatus de Gibraltar que formará parte del acuerdo de divorcio y que el Gobierno da prácticamente por consensuado con Reino Unido.

También negocia de manera bilateral con Londres, aunque con Bruselas en la mesa, cinco memorandos específicos sobre las cuestiones más "irritantes", es decir sobre medidas para luchar contra el contrabando de tabaco, gestionar de manera conjunta el aeropuerto del Peñón, evitar los vertidos tóxicos y otros asuntos sobre fiscalidad y aduanas.

En materia migratoria, cuestión que discutirán los líderes en la segunda jornada de cumbre, cuando May se incorpore de nuevo al Consejo europeo, Sánchez defenderá el papel de Marruecos como socio en la lucha contra la inmigración irregular y la necesidad de que la UE reconozca este esfuerzo.

La delegación española ha pedido una referencia clara a dicho esfuerzo en el texto de conclusiones que firmarán los 28, según fuentes diplomáticas. Sin embargo, otras fuentes ven poco probable una mención directa a Marruecos y ven más probable que se aluda a que el refuerzo de la cooperación con los países de origen y tránsito debe darse "especialmente en el norte de África". ITALIA EMPAÑARÁ EL DEBATE SOBRE EL EURO

El almuerzo del jueves tomará de nuevo el formato de UE a 27 para discutir sobre el futuro del euro, si bien la agenda prevista quedará eclipsada con toda probabilidad por la situación de Italia, cuyo Gobierno ha desafiado a Bruselas presentando un proyecto de presupuesto que incumple con las reglas comunitarias y que podría ser el primer plan rechazado por la Comisión.

El debate oficial, no obstante, se centrará en los preparativos para reforzar la arquitectura de la eurozona, en especial la Unión Bancaria y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), de cara a la cumbre de diciembre. El presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, informará a los líderes europeos de los avances conseguidos a nivel de ministros en una reunión en la que también participará el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.