Internacional

La oposición rechaza la presencia de Zapatero en Venezuela para "lavar la cara a Maduro"

Madrid, Europa Press
18/jun/18 17:37 PM
eldia.es
El expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero./EUROPA PRESS

La Mesa de Unidad Democrática (MUD), principal fuerza opositora de Venezuela, ha criticado que el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero haya regresado a la nación caribeña para intentar reactivar el diálogo político, reprochándole que "su única intención es lavarle la cara" al presidente, Nicolás Maduro.

Zapatero visitó Venezuela durante el fin de semana para, según reveló, reunirse con los opositores Vicente Díaz, Timoteo Zambrano y Luis Aquiles Moreno con miras a reanudar el diálogo entre el Gobierno y la MUD que se desarrolló entre septiembre y febrero en República Dominicana y finalmente fracasó.

Díaz ha aclarado que no se trató de una reunión de dirigentes opositores con Zapatero, sino de una "cena social" a la que fue invitado por el embajador español, Jesús Silva. "No había ningún dirigente opositor", ha afirmado en Twitter. "En mi caso soy opositor pero no soy dirigente de nada", ha recalcado.

Zambrano, por su parte, ha confirmado al diario venezolano 'El Nacional' que el pasado sábado hubo un encuentro entre opositores y Zapatero, si bien ha sostenido que no hablaron de un nuevo diálogo, sino de la situación general en Venezuela y en España. "Incluso conversamos más sobre España que de Venezuela", ha afirmado.

"Desde la Unidad Democrática, rechazamos la presencia del ex presidente Rodríguez Zapatero en Venezuela. Su única intención es lavarle la cara a Maduro para que bajen las sanciones contra los corruptos", ha escrito la coalición opositora en Twitter.

En la misma línea se ha expresado Primero Justicia, uno de los partidos políticos de la MUD, quien alerta de que la "misión" de Zapatero es "imponer un supuesto diálogo para evitar que la presión internacional siga aumentando" y de esta forma "brindar oxígeno a Maduro y su régimen".

DIÁLOGO FALLIDO

Zapatero lideró el trío de ex presidentes, formado también por el panameño Martín Torrijos y el dominicano Leonel Fernández, que ejerció de mediador en el último diálogo entre el Gobierno y la MUD, cuyo objetivo era pactar las condiciones en las que debían celebrarse las elecciones presidenciales de este año.

Las partes alcanzaron un principio de acuerdo pero la MUD se negó a ratificarlo alegando que el Gobierno no había cedido a las principales demandas: la liberación de los presos políticos, la apertura de un canal humanitario y garantías electorales.

Maduro convocó las elecciones presidenciales para el 20 de mayo, en las que ganó un segundo mandato prácticamente sin rival, porque la MUD decidió no participar, y con una gran abstención (54 por ciento). Ni la oposición ni la comunidad internacional reconocen estos comicios y reclaman al líder 'chavista' una verdadera votación antes de que acabe el año.

Maduro se ha negado a repetir las elecciones presidenciales, si bien ha lanzado un "proceso de reconciliación nacional" por el cual ha liberado ya a decenas de presos políticos, entre ellos destacados nombres como Daniel Ceballos. Según el Gobierno, aún queda un "tercer lote" de excarcelaciones.