Internacional

Lavrov acusa a EEUU de querer perpetuar su presencia en Siria

Madrid, Europa Press
24/abr/18 7:58 AM
eldia.es
Continúan los bombardeos contra zonas del EI en el sur de Damasco./YOUSSEF BADAWI (EFE)

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha acusado este martes a Estados Unidos de estar intentando perpetuar su presencia en territorio sirio, creando allí "organismos de poder locales", al tiempo que ha hecho un llamamiento para respetar la soberanía y la integridad territorial del país árabe.

En declaraciones a la prensa tras reunirse en la capital de China con sus colegas de países de la Organización de Cooperación de Shanghái, el jefe de la diplomacia rusa ha denunciado que hay "un grupo de países" que tiene como objetivo lograr "la desintegración de Siria", según informa la agencia de noticias rusa Sputnik.

Lavrov ha afirmado que Estados Unidos "había jurado que su objetivo único era expulsar a los terroristas de Siria y derrotar al llamado Estado Islámico" pero en la práctica, contrariamente a lo dicho por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, "se está afianzando en la ribera oriental del Éufrates, no planea retirarse y crea allí organismos del poder locales".

En cuanto al proceso de estabilización política en Siria, Lavrov ha dicho que llevará "algún tiempo", ha subrayado la necesidad de "respetar la soberanía y la integridad territorial" del país árabe y ha considerado "muy preocupante" el anuncio de que Occidente se niega a proporcionar la ayuda a las zonas controladas por el régimen que preside Bashar al Assad.

Tras manifestar su condena por la "agresión" que supuso el ataque coordinado de Estados Unidos, Reino Unido y Francia contra el régimen sirio en represalia por el ataque químico del 7 de abril en Duma, Lavrov ha mostrado su malestar por la declaración conjunta aprobado por los ministros de Exteriores del G7 en Toronto (Canadá), en la que acusaron a Rusia de tener una "conducta desestabilizadora" y amenazaron con endurecer las sanciones económicas a menos que cumpla los acuerdos de Minsk sobre el conflicto en el este de Ucrania.

En este sentido, el jefe de la diplomacia rusa ha dicho que la reunión de ministros de Exteriores del G7 ha tenido "un obvio contexto rusófobo". "Vamos a defender nuestra postura a la espera de que los colegas entiendan que semejante política no tiene futuro y lleva a un callejón sin salida", ha afirmado.