Internacional

Los 44 excarcelados por Maduro no sabrán hasta enero si tienen libertad plena

Caracas, EFE
28/dic/17 7:27 AM
eldia.es
Un grupo de personas protesta por la grave crisis económica./MIGUEL GUTIERREZ (EFE)

Los 44 críticos con el presidente venezolano Nicolás Maduro excarcelados en la víspera de Nochebuena por decisión de la Asamblea Nacional Constituyente deberán esperar hasta la reapertura de los tribunales el 8 de enero para saber si quedan en libertad plena, bajo arresto domiciliario o con otras restricciones.

Así lo explicó hoy la ONG Foro Penal, que representa a buena parte de los detenidos por motivos políticos en Venezuela, en cuyas cárceles y centros de reclusión hay en estos momentos 216 "presos políticos", según la propia organización, que defiende a la mitad de los liberados hasta ahora por Navidad.

Los presos que salieron de la cárcel el 23 y el 24 de diciembre acudieron este martes a los tribunales que llevan sus causas para conocer las medidas sustitutivas que le han permitido volver a pisar la calle.

Para sorpresa de muchos y pese a que el Tribunal Supremo de Justicia había anunciado que los jueces trabajarían de forma especial durante este final de diciembre para dar respuesta a estos casos, estas personas y sus abogados descubrieron que los tribunales no atienden al público y deberán esperar hasta 2018.

Según Alfredo Romero, director ejecutivo de Foro Penal, los abogados ni siquiera pudieron tener acceso a los expedientes de sus representados.

La liberación de los 44 presos se produce en pleno proceso de diálogo entre Gobierno y oposición, que se han reunido en dos ocasiones en República Dominicana y retomarán estas negociaciones bajo supervisión de 6 Gobiernos latinoamericanos el próximo 11 y 12 de enero en Santo Domingo.

La oposición había pedido la liberación de quienes considera presos políticos como un gesto de buena voluntad por parte del chavismo de cara a estas conversaciones, en las que se espera que se llegue a un acuerdo para desatascar la grave crisis política, económica y social que atraviesa Venezuela.

Las liberaciones navideñas -que ya se produjeron en años anteriores- fueron decididas por la Comisión de la Verdad implantada por la Asamblea Nacional Constituyente, un suprapoder instaurado por el chavismo gobernante que no es reconocido por la Unión Europea, Estados Unidos y los países de mayor peso en Latinoamérica.

Pese a que aún no han podido acudir a los tribunales a recibir instrucciones, algunos de los presos liberados antes de Nochebuena ya están bajo un nuevo régimen tras su salida de prisión.

Es el caso del destituido alcalde opositor de Barquisimeto, Alfredo Ramos, preso desde julio por no levantar las barricadas en su jurisdicción durante las protestas de este año y que debe presentarse cada 30 días ante la Justicia, según ha dictado el Supremo en una decisión publicada en internet.

Por su parte, el asesor electoral de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) Roberto Picón -que llevaba entre rejas y sin juicio el mismo tiempo- ha visto cómo le ponían un dispositivo geolocalizador en el tobillo y permanece en su casa bajo custodia del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), pudo constatar Efe.

Mientras tanto, el país vivió hoy una nueva jornada de protestas espontáneas, al no llegar la comida subsidiada prometida por el Gobierno o por la falta de gas doméstico, gasolina y servicios públicos.

Una de las reclamaciones más comunes es el tradicional pernil de Navidad, que muchos venezolanos no pudieron comprar este año por los elevados precios y que el presidente Maduro prometió entregar para garantizar unas "Navidades felices".

En una intervención televisada, Maduro dio este miércoles su primera explicación pública sobre la promesa frustrada de lo que el vicepresidente Tareck el Aissami llamó "pernil navideño de la Revolución Bolivariana".

"¿Pero qué pasó con el pernil? Nos sabotearon. Puedo decirlo de un país, Portugal. Estaba listo, porque nosotros compramos todo el pernil que había en Venezuela. Todo, lo compramos. Pero teníamos que importar y así di la orden y firmé los pagos. Pero nos persiguieron las cuentas bancarias", dijo Maduro.

"Nos persiguieron los dos barcos gigantes que venían y nos sabotearon por ahora. Pero lo que no saben es que con saboteo o sin saboteo a este pueblo nadie le quitó la felicidad de la Navidad ni nadie nos va a quitar la felicidad de fin de año", remachó el jefe del Estado.