Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Tenerife crítica las formas "nada deportivas" del Extremadura al fichar al ayudante de Oltra leer
CRISIS ECONÓMICA

El Nobel Stiglitz considera que la estrategia europea de austeridad "está abocada al fracaso"

Alemania debe cambiar de postura si quiere salvar al euro
Madrid, Europa Press
20/jun/12 20:26 PM
eldia.es

El premio Nobel de Economía de 2001, Joseph Stiglitz, ha criticado este miércoles la estrategia de austeridad adoptada en Europa, que a su juicio "está probablemente abocada al fracaso", advirtiendo de que esta austeridad ha destruido el crecimiento y la confianza, mientras que, a lo largo de la historia, no ha servido nunca a ninguna gran economía para salir de una crisis.

"Ninguna gran economía ha salido jamás de una crisis con austeridad, lo que no nos da muchas esperanzas", afirmó Stiglitz en su intervención durante el acto de apertura del congreso 'Trabajo, economía y sociedad' organizado por CC.OO. Y que también contó con la presencia del secretario general del sindicato, Ignacio Fernández Toxo.

De este modo, el Nobel de Economía de 2001 no dudó en afirmar que el euro "está más que en peligro", ya que "un mal diagnóstico por parte de Europa ha llevado a recetar soluciones equivocadas", como es la actual apuesta europea por la austeridad que "sólo empeora las cosas".

En este sentido, el economista estadounidense defendió la necesidad de generar crecimiento y estimular así la demanda, algo a lo que, en su opinión, no contribuye especialmente medidas como la reciente reforma laboral en España.

De hecho, Stiglitz advirtió de que países como España, Irlanda o Portugal se han embarcado en procesos de consolidación fiscal sin expectativas de éxito, apuntando que las consecuencias de estas políticas equivocadas serán "profundas y prolongadas".

ALEMANIA DEBE CAMBIAR PARA SALVAR AL EURO.

Por otro lado, el Nobel de Economía ha criticado con especial dureza el papel desempeñado por Alemania en la respuesta europea a la crisis, asegurando que la 'locomotora europea' deberá cambiar su postura si quiere permitir la supervivencia a largo plazo del euro.

"Alemania tendrá que enfrentarse a la realidad, ya que si no cambia de postura el euro no podrá sobrevivir a largo plazo", advirtió el economista, que ha tachado de "incoherentes" las posiciones germanas.

En este sentido, el Nobel de Economía ha recordado que cuando se producen desequilibrios es más sencillo que los ajustes sean llevados a cabo en mayor medida allí donde existen superávit, algo que parece ser valido en el caso de China, que está adoptando medidas para revaluar su divisa y corregir desequilibrios, pero que en Europa no ha pasado por la oposición de Alemania.

De hecho, Stiglitz ha llegado a sugerir que la ruptura del euro y la posterior devaluación no sería el fin del mundo y tampoco sería peor que la "depresión" a la que se enfrentan algunos países de persistir en políticas erróneas.

LA UNIÓN BANCARIA, PARTE DE LA SOLUCIÓN.

Por otro lado, Stiglitz ha defendido la necesidad de avanzar en Europa hacia "un marco bancario común" como parte de la solución a los problemas de la eurozona, aunque ha señalado que esta opción no cuenta "lógicamente" con el respaldo de los bancos de países fiscalmente más solventes, como Alemania, que obtienen ventajas competitivas frente a las entidades de países en dificultades por la percepción de mayor seguridad que tienen los inversores y depositantes.

Por contra, el economista estadounidense ha criticado el pacto fiscal suscrito por la inmensa mayoría de países de la UE, ya que a su juicio representa "un paso atrás", así como las "operaciones inútiles" llevadas a cabo por Europa, que han permitido dar dinero a los bancos, que a su vez compraban deuda soberana, algo que calificó como "economía vudú", pero cuyos efectos paliativos cada vez resultaron más breves porque los mercados se dieron cuenta de que la estrategia de austeridad aboca a la recesión.

"Los cortafuegos establecidos no funcionarán si al mismo tiempo se está alimentando el fuego con queroseno, que es lo que está haciendo Europa", añadió Stiglitz, quien confía en que la llegada de Hollande a la presidencia francesa haga que otros países también entiendan que la austeridad no es el camino, ya que hace falta persuadir a Alemania.

CRISIS ECONÓMICA