Internacional

España confía en la promesa de Bolivia de compensar a Red Eléctrica

El ministro de Economía español sostiene que se trata de una decisión "negativa", pero precisa que la situación es diferente a lo sucedido con Repsol YPF en Argentina. El Ejecutivo boliviano ratifica su decisión de indemnizar a la compañía y baraja, "como punto de partida, el precio que ellos pagaron hace 16 años".
AGENCIAS, La Paz/Madrid
3/may/12 1:28 AM
Edición impresa

El Gobierno español calificó de "negativa" la decisión de Bolivia de nacionalizar la filial de Red Eléctrica Corporación. Sin embargo, aseveró que el Ejecutivo de Evo Morales ha garantizado que compensará a la compañía española por la expropiación y las inversiones realizadas en el país.

Al respecto, el ministro de Economía, Luis De Guindos, sostuvo que "lo que ha garantizado Bolivia es que se va a compensar a la empresa de los costes invertidos en la red de electricidad, lo cual evidentemente es un elemento que el Gobierno español va a vigilar" para que haya un "justiprecio" por la expropiación.

"Este tipo de decisiones no gustan al Gobierno español porque creemos que es fundamental mantener la seguridad jurídica en el proceso de inversiones en países como Bolivia", recalcó De Guindos. Asimismo, subrayó que Red Eléctrica Española (REE) "estaba dando un buen servicio desde el punto de vista de lo que es la economía de Bolivia y los ciudadanos de Bolivia".

Pese al precedente de la expropiación de la petrolera YPF, filial de Repsol, por parte de Argentina, indicó que "no creemos que exista en absoluto ningún tipo de situación generalizada" en América Latina. "Son situaciones independientes", apostilló.

En esta línea, fuentes del Gobierno destacaron que están dispuestas a llegar "hasta donde se pueda llegar" en defensa de los intereses de las empresas españolas en el exterior y de su seguridad jurídica.

En otro orden de cosas, el secretario general español de Cooperación Internacional al Desarrollo, Gonzalo Robles, incidió en que el programa de cooperación con el país andino no se verá afectado.

Entre tanto, el ministro boliviano de Energía, Juan José Sosa, confirmó que dialogará con REE para reconocer sus inversiones en la expropiada Transportadora de Electricidad (TDE).

Sosa comentó que habló en términos "bastante amistosos" con su colega español de Industria, José Manuel Soria, al tiempo que apuntó: "Nuestro punto de partida es el precio que ellos pagaron" cuando se privatizó TDE. A esto, añadió que también se considerará que en 16 años muchas líneas de transmisión han cumplido su vida útil.

Mientras, REE confió ayer en llegar a un acuerdo amistoso para alcanzar una compensación adecuada por la expropiación de su filial y se puso a disposición del Gobierno boliviano para comenzar las negociaciones pertinentes.

La compañía afirmó que ha invertido en TDE, más de 67 millones de euros (88 millones de dólares), cantidad que supone casi el valor de su adquisición en 2002 que fue de 69 millones de euros (91 millones de dólares).

Por su parte, la Comisión Europea y el Gobierno de EEUU se mostraron preocupados por la expropiación por considerarla una "señal negativa" a los inversores internacionales e instaron al Ejecutivo boliviano una "compensación rápida y adecuada".