Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Las Palmas y CD Tenerife agarrados al derbi para cambiar su tendencia leer

Italia no logra generar confianza y su prima de riesgo rebasa su máximo histórico

EFE, Roma
12/jul/11 1:21 AM
Edición impresa

Las finanzas italianas volvieron ayer a ser presa de la desconfianza de los mercados ante la posibilidad de que se produzca un contagio de la crisis griega, lo que llevó a la prima de riesgo de Italia a superar la barrera psicológica de los 300 puntos básicos.

Al cierre del mercado, el diferencial entre el bono italiano a diez años y el alemán del mismo plazo se situó en los 300,7 puntos básicos, lo que supone un nuevo récord desde que Italia entró en el euro y hace que, solo en las últimas horas, la prima de riesgo haya subido más de 40 puntos básicos.

Así las cosas, el bono a diez años de Italia, país que acumula una deuda pública superior al 120% de su Producto Interior Bruto, cuenta ya con un récord de rentabilidad del 5,679%, frente al alemán del mismo tipo, que tiene un 2,672%.

La preocupación es máxima entre las autoridades y los sectores económicos italianos en este momento, ante la posibilidad de que Italia esté siendo objeto de un ataque especulativo, después de que las agencias Standard & Poor's y Moody's hayan advertido al Gobierno de una posible rebaja en su calificación ante el alto endeudamiento y la debilidad de su crecimiento económico.

En este sentido, el presidente de la República, Giorgio Napolitano, lanzó ayer un mensaje a la unidad nacional ante las "turbulencias de los mercados", mientras que el primer ministro, Silvio Berlusconi, permanece sin comparecer en público, después de que el domingo anulara una intervención telefónica en un acto de su partido ante una posible consecuencia negativa en la Bolsa.

"Hoy más que nunca debería liberarse en nuestro país un compromiso de cohesión nacional que necesitamos para afrontar las difíciles pruebas que están a la orden del día", indicó Napolitano, en un acto en la sede de la Presidencia.

La cuestión se centra ahora en conseguir ofrecer certezas a los mercados para que deje de subir la prima de riesgo de la deuda italiana y se frene la caída cuesta abajo y sin frenos de la Bolsa de Milán, que ayer empeoró el resultado del pasado viernes, al cerrar muy próxima al 4% de pérdidas.

Plan de ajuste

Todas las miradas están puestas en el refrendo parlamentario al plan de ajuste de unos 48.000 millones de euros que el Gobierno de Berlusconi aprobó hace unos días, cuyo contenido, a día de ayer, aún sigue siendo incierto y que deja el mayor peso del ahorro para la siguiente legislatura (2013 y 2014).

En este sentido, la canciller alemana, Ángela Merkel, que el domingo habló por teléfono con Berlusconi, aseguró ayer que debe ser Roma quien tranquilice a los mercados, aplicando y cumpliendo programas de ahorro y planes de consolidación de las cuentas públicas, aunque expresó su confianza en el Ejecutivo italiano.

Sobre el plan de ajuste se pronunciaron los socios de Gobierno de Berlusconi, la Liga Norte (LN), cuyos ministros de Interior y Reformas para el Federalismo, Roberto Maroni y Umberto Bossi, apostaron por que las medidas de austeridad consigan aprobarse en el Parlamento lo antes posible.

El líder opositor Pierluigi Bersani indicó que Italia es sólida, pero que el Gobierno de Berlusconi "ofrece solo palabrería".