Economía
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
CC se reafirma en contra de la política de hacer bloques de partidos leer

Fomento lleva mañana al Congreso la reforma de la estiba sin acuerdo previo con el sector

De la Serna no logra un pacto 'in extremis' con la propuesta de acuerdo presentada por sorpresa la tarde de este miércoles
Madrid, Otr/Press
15/mar/17 21:23 PM
eldia.es
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna./Mariscal (EFE)

El Ministerio de Fomento finalmente someterá mañana jueves su Decreto Ley de reforma del sector de la estiba a debate y votación en el Congreso sin que previamente se haya alcanzado un acuerdo con empresas y sindicatos del sector.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, planteó por sorpresa en la tarde del miércoles una propuesta en busca de un acuerdo 'in extremis', pero el planteamiento no fraguó en un pacto, al menos no antes del debate de la reforma en la Cámara Baja.

Con su propuesta, de la Serna pretendía lograr un acuerdo con el objetivo último de recabar los apoyos parlamentarios para convalidar la reforma en el Congreso con que por el momento no cuenta. El PSOE, cuya abstención o voto a favor son decisivos para que salga adelante, condiciona su voto a un consenso del sector, lo mismo que Ciudadanos.

El acuerdo de última hora no fue posible tanto por el carácter de los representantes que estaban sentados en la mesa de negociación como también por las propuestas formuladas.

El ministro presentó su propuesta en una reunión que patronal y sindicatos ya tenían convocada, pero que era de carácter técnico, esto es, un encuentro al que no asisten los máximos representantes de las partes, sino sus abogados y asesores, que aseguraron no tener capacidad "ni para negociar ni para pactar".

No obstante, al término del acuerdo, dichos asesores manifestaron una "opinión técnica" no favorable a las cuatro propuestas del planteamiento sorpresa de De la Serna.

"En nuestra opinión, el documento presentado por el ministro no cumple en modo alguno la garantía de mantenimiento del empleo", indicó Víctor Díaz, uno de los asesores de Coordinadora de Trabajadores del Mar, principal sindicato de estibadores, al término de la reunión sobre la propuesta del ministro y la que constituye principal reivindicación del sector.

"Lo único que hace es volver a emplazar a sindicatos y patronal a que negocien sobre la subrogación de los estibadores", añadió. "La garantía de empleo debe asegurarse a través de un mecanismo legal y el documento sólo la emplaza a la negociación entre las partes", insistió.

En cuanto al plan de prejubilaciones voluntarias ofertado por Fomento, el asesor de Coordinadora apuntó que puede ser una medida "positiva, pero insuficiente", dado que considera "difícil" que "un trabajador del gremio decida dejar de trabajar voluntariamente". Además, apunta que estas ayudas a la prejubilación están condicionadas a un eventual acuerdo entre empresas y sindicatos sobre subrogación.

En su opinión, la propuesta del ministro "responde a otra cosas distinta a un intento serio de atender las reivindicaciones de los sindicatos", apuntó en relación a la intención de recabar apoyos parlamentarios.

De su lado, el representante de la patronal Anesco, su director gerente, Pedro García, se limitó a "agradecer" la presencia del Gobierno en la reunión, y a indicar que "estudiarán la propuesta que ha presentado".

LA HUELGA, TAMBIÉN PENDIENTE DEL CONGRESO.

Lo único que acordaron sindicatos y patronal en la nueva reunión celebrada este miércoles es ponerse en contacto en la tarde de mañana jueves, una vez que se conozca si el Decreto Ley de reforma de la estiba es aprobado o rechazado por el Congreso.

En función del resultado de esa votación, los sindicatos decidirán si mantienen los paros aún convocados en los puertos, que comienzan el viernes, de forma que contemplan su suspensión en el caso de que la reforma no logre el 'visto bueno' de la Cámara Baja.

Asimismo, en función del resultado de la votación en el Parlamento, determinarán las nuevas fechas de reunión, y si estos encuentros vuelven a ser técnicos o con máximos dirigentes de los sindicatos del ramo (Coordinadora, CC.OO., UGT, CIG y USO), la patronal Anesco y el mediador, el presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña.