Deportes

El Laguna se diluyó en la segunda mitad

Los morados, después de una gran primera parte, se vieron superados por el vigente campeón de Liga. Ilies ejecutó a su exequipo anotando el primer tanto Gabri fue el jugador local más desequilibrante.
3/sep/18 0:51 AM
Edición impresa

0-2

laguna-las palmas

Laguna: Borja, Acaymo, Vidal, Pulpo, Moisés (Dani Melián, 78'), Aythami, Santi (Juanda, 38'), Daylos, Gabri (Fabio, 66'), Néstor (Gonzalo, 58') y Bruno. Entrenador: Sergio Alonso.

Las Palmas: Ravelo, Lentini, Juan Carlos, Ojeda, Hernando, Bruno (Cristian, 66'), Pol, Idafe (Santi, 22'), Ilies (Jorge, 85'), Isaac y Antonio (Gabri, 73'). Entrenador: Suso Hernández.

Árbitro: Víctor Pérez Peraza, asistido por Alejandro Díaz García y Ángel Jonay Pérez Pérez. Amonestó a los locales Vidal, Santi, Gonzalo y Acaymo; y a los visitantes Isaac y Hernando.

Goles: 0-1, m. 44: Ilies. 0-2, m. 60: Pol.

Incidencias: Estadio Francisco Peraza. Unos 150 espectadores.

El Día, La Laguna

El Laguna como aspirante a ser revelación, la Unión Deportiva a por su décimo título liguero. Los amarillos empezaron bien (0-2).

El encuentro comenzó con la posesión de los amarillos, la cual desbarataban los morados. Exquisita puesta en escena. El local Gabri contó con dos buenas oportunidades; sin embargo Ravelo estuvo bien. El Laguna circulaba rápido y se asociaba bien por dentro.

Los de Suso Hernández apenas practicaban su juego de toque, el Laguna controlaba el tempo. Cuando el reloj marcaba el minuto 30, Santi lo intentó desde 25 metros, no obstante, Ravelo desvió a córner. La réplica llegó cuatro minutos después; el exmorado Ilies cruzó en demasía cuando se encontraba solo ante Borja. La siguiente sí la aprovechó el ariete que, a media vuelta, estableció el 0-1. Un jarro de agua fría.

Tras el receso, se dejó notar el efecto de la charla de Suso. Los amarillos, ahora sí, controlaban la posesión del esférico. Con lo justo, una vez más, los amarillos volvieron a marcar (0-2). Pol recogió un balón suelto en el área lagunera y batió a Borja por la izquierda. Las potencialidades de los adelantados se habían convertido en carencias.

Acaymo disfrutó de la mejor ocasión de ahí hasta el final del encuentro que finalizó con 0-2.