Deportes

"Hay muchas decisiones que tomar"

El nuevo seleccionador español, Luis Enrique, fue presentado ayer en Las Rozas, donde aseguró que su intención no es revolucionar las cosas, pero sí buscar una evolución en el equipo nacional.
Efe, Las Rozas (Madrid)
20/jul/18 6:05 AM
Edición impresa
"Hay muchas decisiones que tomar"

Luis Enrique fue presentado como nuevo seleccionador español durante un acto que congregó a muchos medios de comunicación en el Salón de Actos Luis Aragonés de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas.

El escenario estaba presidido por una gran pantalla con su imagen donde se leía debajo "Bienvenido Luis Enrique". Durante el acto, estuvo acompañado por Luis Rubiales, presidente de la RFEF, y por el director deportivo de la misma, José Francisco Molina. El técnico comenzó su intervención agradeciendo la confianza depositada en su figura para esta nueva etapa al tiempo que reflejó la ilusión que siente.

"Hoy es un día de alegría infinita. Vamos a analizar en profundidad las cosas que le han sucedido a la Selección en el pasado pero me gustaría reforzar el trabajo que han hecho tanto Julen Lopetegui como Fernando Hierro. La línea que separa el éxito del fracaso es muy fina. Me consta que la Selección ha trabajado de manera muy profesional con los anteriores entrenadores", dijo de sus antecesores.

En ese sentido, el nuevo seleccionador aseguró que van a seguir con el mismo estilo, "ser protagonistas con el balón pero hay que mejorar la presión tras pérdida, defender mejor, tener más profundidad, generar más ocasiones de gol. Al final quiero lo mismo que Julen o que Fernando. La Selección se debe parecer lo más posible a un equipo aunque sé que es difícil porque solo les voy a tener una semana al mes", dijo.

En cuanto al trabajo que tiene por delante, dijo que "ahora hay bastantes decisiones que tomar, mucha información que tengo que recabar", y consciente del cambio generacional que tiene que enfrentar, "debo estudiar cada caso individual y valorar qué es lo mejor para la Selección y que sea competitiva en dos años", comentó. Aunque hay cosas por mejorar, dejó claro que no va a haber una revolución, pero sí "tiene que haber una evolución. Van a haber cambios pero no por edad. Viene gente por detrás a la que vamos a dar confianza y habrá un poco de todo", aseguró.

En cuanto a sus objetivos con la selección, se mostró optimista y espera "poder aportar muchas cosas, creo que lo podremos hacer. Hay mimbres para hacer un cesto muy bueno. Pero lo fundamental es que los jugadores vengan con mucha ilusión, que se sientan orgullosos de vestir la camiseta de España".

El seleccionador fue preguntado también por la salida de Julen Lopetegui justo antes del Mundial y declaró que "pertenece al pasado, no creo que tenga que decir nada. Tengo que comentar la ilusión que he recibido de todos cuando he llegado a la Federación. El pasado sirve para sacar conclusiones pero no las tengo que sacar yo", aseguró tajante.

En cuanto a la oportunidad que tiene por delante, Luis Enrique reconoció que a lo largo de sus ocho años como entrenador de clubes, "siempre he comentado que era uno de los cargos que siempre me habría apetecido, no me pronuncié así con ningún otro club. Además por lo que veo y por lo que puedo palpar en estos días creo que voy a trabajar muy a gusto y muy cómodo".

Luis Rubiales, el presidente de la Real Federación Española de Fúbol, durante la presentación de Luis Enrique, aseguró que siempre tuvieron claro que era la persona ideal para el puesto. "Desde el principio lo tuvimos claro y ha sido fácil porque la ilusión por el reto y lo que siente por el escudo ha hecho mucho más sencillo que esté aquí", afirmó Rubiales.

Aprovechó la ocasión para agradecerle su compromiso con España, con la selección, y le prometió que desde la Federación "vamos a hacer todo lo posible para que se sienta cómodo y tenga todo a su alcance". Asimismo, José Francisco Molina, director deportivo, explicó alguno de los motivos que llevaron a la elección de Luis Enrique como técnico. "Es un entrenador moderno, con una gran metodología de trabajo. Cuando él llegó al Barcelona vivió una situación un poco parecida a lo que ha pasado aquí. Después de muchos éxitos hubo un tiempo sin ningún título, y seguro que eso le va a ayudar en su tarea como seleccionador", manifestó.

El director deportivo también habló sobre el hecho de no haber consultado a los futbolistas la decisión, a lo que respondió tajante que no sabía cómo se hacían las cosas antes, "pero a partir de ahora el presidente es el que decide cómo se toman las decisiones". Aunque matizó que "los jugadores son lo más importante y les ayudaremos todo lo que podamos".

Una lista de 70 jugadores

Luis Enrique, en su presentación, confesó que cuando supo con certeza que iba a ser seleccionador, "mi primera lista era aproximadamente de 70 jugadores, así que queda mucho por hacer", reconoció. "Habrá jugadores que hayan venido muy pocas veces, que no han venido nunca y que seguirán viniendo. La incertidumbre que se genera es bonita y espero que sea una motivación para ellos", remarcó.

Gerard Piqué e Iniesta

También habló sobre la continuidad de ambos jugadores en la selección. "El caso de Piqué es un poco diferente porque ya se pronunció hace dos años sobre sus deseos. Él ha demostrado su rendimiento en la selección y solo nos queda respetarlo. Aunque ha pasado cierto tiempo y puede ser positivo". En cuanto al manchego, cree que su decisión es "entendible". "Me gustaría haber tenido al Iniesta de 26 años, pero son decisiones que respetar".

La capitanía de Ramos

El asturiano respondió sobre la capitanía de Sergio Ramos. "Los capitanes en la Selección son los que han sido siempre porque han vivido muchas más experiencias y tienen mucho nivel. No voy a intentar cambiar nada de esto, nada más lejos de la realidad". El capitán no fue informado de la elección del nuevo seleccionador, pero Luis Enrique explicó que el único motivo fue "porque primero necesito adaptarme", justificó.

Su relación con Jordi Alba

El nuevo seleccionador español también fue preguntado por su relación con el lateral internacional Jordi Alba, al que ya tuvo ocasión de entrenar en su etapa como técnico en el Barcelona. "No he tenido nunca ningún problema con ningún jugador en todas mis experiencias como entrenador. A partir de ahí poco puedo opinar", zanjó en la presentación.

Rehuyó hablar de política

"No voy a hablar de nada político. Me siento orgulloso de ser asturiano, gijonés, de vivir en Cataluña y de ser español. El resto me resbala, me da igual. Sé muy bien lo que soy. Me considero gijonés, asturiano, español y también catalán", aseveró Luis Enrique, quien no quiso hablar tampoco de la situación actual en Cataluña.

La opinión de Del Bosque

El exseleccionador Vicente del Bosque calificó al nuevo inquilino del banquillo de España, Luis Enrique, de "hombre preparado" y que "sabrá lo que tiene que hacer en cada momento". "Está a la altura de los mejores entrenadores españoles, y seguro que viene con las mejores intenciones".