Deportes

El adiós de uno de los grandes

El lanzador de peso del Tenerife CajaCanarias se retira del atletismo tras 27 años de actividad, con una cosecha de 24 medallas
El Día
25/ago/15 0:59 AM
Edición impresa
El adiós de uno de los grandes

G ermán Millán, uno de los grandes del atletismo nacional ha decidido poner fin a su vida como deportista de élite tras 27 años de actividad y con una cosecha de 24 medallas en campeonatos nacionales.

El lanzador de peso del Tenerife CajaCanarias decide dejar la práctica del atletismo sin abandonar la elite de este deporte a nivel nacional. "Mi vida es 100% atletismo. Siempre he tenido claro desde pequeño que no quería que el atletismo me echara a mí. Después de tanto trabajo, quería irme en lo más alto posible. No quiero seguir en las pistas para que llegue el momento de no sentirme competitivo".

Germán ha sido un ejemplo de dedicación, pero también un claro exponente de autoexigencia. "Mi nivel de exigencia no me permite competir sabiendo que no voy estar en mis mejores registros -continúa-. He lanzado 19.34 y ya sé que no voy a lograr marca personal y es muy difícil que vuelva a conseguir medalla en un nacional o ser internacional con España. Empezar una temporada sin un reto fijo, para una persona que lo ha tenido y conseguido, es muy difícil".

Millán se ha labrado un brillante palmarés. Ha sido 13 veces internacional absoluto, con presencia en un Mundial Universitario disputado en Bangkok, cuatro Copas de Europa de Lanzamiento y unos Juegos Iberoamericanos. De los 24 metales que ha colgado en su cuello, 14 fueron logrados en categoría absoluta. En el 2007 llegó una de sus grandes conquistas: la medalla de oro conseguida en San Sebastián, rompiendo entonces 13 años de imbatibilidad del gran Manolo Martínez. También encuentra entre sus éxitos dos ligas y dos copas conquistadas con el Chapín de Jerez. "No es nada sencillo mantenerse tantos años arriba, es el premio a la constancia".

Estos brillantes logros no le impiden al mayor de los hermanos Millán hacer un inciso cuando se le pregunta por el mejor momento en esta intensa vida como atleta: "El mejor momento fue cuando le pude dedicar una medalla en un Campeonato de España en Zaragoza a mi abuela que había fallecido en meses recientes. Me hizo más feliz incluso que cuando gané el oro".