Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Unas cuarenta personas son evacuadas al entrar olas en dos edificios en Garachico leer
MARÍAS FERNÁNDEZ BOCADOS DE REALIDAD (XVI)

¡A jugar!

2/sep/18 0:29 AM
Edición impresa

Aplausos. Las cámaras enfocan a un público en el que destacan los flequillos ochentenos, estampados imposibles, y jerséis de lana de colores vistosos. Un euro saltarín aparece en la pantalla y las cámaras siguen interesadas en los entusiastas concursantes, que continúan aplaudiendo. Una voz se cuela sobre la sintonía: "Señoras y señores, aquí están los 20 centros educativos que van a participar en La Liga Escolar de Videojuegos" Y Joaquín Prat completará desde otra dimensión: ¡A jugar!

Precio Justo 2.0, versión Liga Escolar de Videojuegos. Te haces viejo, Mat, aunque retienes la esencia de aquel programa: Beatriz Rico, con su cara aniñada, su espontaneidad y su frescura (quizás me pierde su reportaje en Interviú). Regreso a la realidad al verme zarandeado por Pepote, un PSH que atraviesa diariamente los cuatro puntos cardinales del distrito Salud-La Salle para recoger monedas que luego introducirá en el cepillo de su parroquia. El desarraigo familiar y el desempleo lo han llevado a pasar etapas viviendo debajo del puente de la piscina. Él vende su ingenio. Un juego de palabras por un euro. Hoy me recita: El perro de Román Rodríguez no tiene rabo porque Román Rodríguez se lo ha cortado (en la tesitura actual creo el Sr. Rodríguez está dispuesto a cortar cabezas también). Hoy Pepote está de buen humor y me regala gratis su segundo trabalenguas: "Clavijo clavó un clavito qué clavito clavó Clavijo". Su ingenio bien valía un bocadillo bien surtido de mortadela.

Me senté en una mesa en el exterior del primer local que encontré. Pedí un cortado y comencé a disfrutar del ir y venir de la colonia de cucarachas que merodean por los alrededores del IES El Chapatal. Espero una cita, un amigo de toda la vida, llamado José (mi padre llamaba José a todos los camareros habidos y por haber, y su porcentaje de acierto era altísimo). José se plantea, dentro de su activismo educativo, el lío morrocotudo que hay en la calle con la Liga Escolar de Videojuegos patrocinada por el Gobierno de Canarias. Los partidos se muestran dispuestos a pasar de la arena de la playa a la arena política en septiembre. ¡Septiembre! Para entrar preparados, listos, ya en septiembre, hay que encomendarse a los Earth, Wind & Fire y a Maurice White (Dios lo tenga en su gloria).

No sé exactamente qué espera de mí José. Mejor no pensar y dejarme sorprender como es costumbre. Es un gran imitador, convencido de que haría mejor que yo mi trabajo. Sin embargo, en más ocasiones de las recomendables acude a mí. En un abrir y cerrar de ojos lo tenía sentado justo enfrente. Fue directo. Al parecer, un grupo político quería instar una prohibición legal para suspender el inicio de la Liga Escolar de Videojuegos. ¿Una liga de videojuegos? José me comenta que prefiere la Liga de la Justicia. Es un enamorado del universo de DC Comics. Mi interés se reduce a Gal Gadot, la actriz que interpreta a Wonder Woman. José sabe lo que pienso y me informa que si me doy un salto a la Isla Baja, donde están rodando Wonder Woman 2, con suerte podría ver a la actriz saliendo de las aguas de la playa de San Marcos como Ursula Andress en 007 contra el Dr. No. Los defensores de la Liga Escolar de Videojuegos afirman que no se puede negar la realidad social. Aunque, ¿están los colegios para eso?

La información es que habrá una Liga de veinte centros docentes. Y hasta es posible que haya una Segunda División. Y un pastizal en juego que hará que la Liga en unos años comience a parecerse a la Liga Santander con sus beneficios en derechos televisivos. Vale, todos sabemos (poderes públicos incluidos) que la OMS advierte de la obesidad infantil y de los trastornos mentales de los niños y de la adición a causa de los juegos. ¡Qué más da, hay que gastar 200.000 ?! Cada centro inscrito recibirá unos 6.400 ?, y los profes coordinadores unos 3.200 ?. Supongo que a la hora del reparto de las clases muchos docentes se harán expertos en PS4 para quitarse la Formación Profesional Básica y a todos esos chicos y chicas que no han superado la Educación Secundaria Obligatoria, o los dos primeros cursos con adaptaciones curriculares y niños con TDAH, con dificultades en su capacidad de adquisición de conocimientos, y todas las medidas transversales de atención a la diversidad? ¡A jugar! No los culpo, yo quizá haría lo mismo al verme lanzado a la arena de los leones. Pero me pregunto: ¿Cuantos programas de integración y educativos se podrían financiar con 200.000 ??

¡Ser docente! Una actividad de alto riesgo y vocacional. ¡Quien ama el peligro perecerá en él! La Liga ocupará 6 horas semanales a lo largo de un trimestre. Este año ya es efectivo un recorte de 4 horas de Física en Bachiller, la espada de Damocles pende sobre el sistema educativo canario, a la cola nacional después del último informe PISA. Desde luego, esta torre de PISA educativa sí parece a punto de desmoronarse. ¿Podemos cerrar los ojos ante esa realidad? Quizá la siguiente ocurrencia sería montar, en la cafetería de los IES, sucursales de casas de apuestas. Se podía empezar con Bet365, William Hill o Bwin. Y en la sala de profesores un Bingo abierto las veinticuatro horas para fomentar que las abuelas y abuelos vayan a recoger a sus nietos y nietas al cole. Me imagino las notas de la Primera Evaluación: 0 en matemáticas, 2 en inglés, menos que 0 en comprensión lectora, pero un 9 en Assassin's Creed, otro en Fortnite y un 10 en FIFA 18 que complacerá a la inspección educativa? ¡A jugar!

A todas éstas, un torneo de video juegos en un Centro Comercial (acrónimo CC) de Jacksonville en Florida termina a tiros con tres muertos y once heridos. ¿Llevarán los docentes canarios chalecos antibalas? Y vuelvo a la educación y a la escabechina en las oposiciones a Secundaria, con el 80% de los concursantes K.O. y un 10 % sacando un cero. El 60 % de los opositores eran interinos. Al parecer, la Administración prefiere funcionar con interinos y sustitutos. Mejor me callo. Al menos, el Director General, apellidándose Bailón, pondrá algo de ritmo y sabrosura. ¿Podrán los padres y madres inscribirse en la Liga? Tengo otra amiga que no sabe encontrar una excusa convincente para mandar a paseo al petardo de su marido. No estaría mal la excusa de la Liga. Un Total Recall canario que le ponga caras educativas a Schwarzenegger. Así para el 2019 el sueño de los padres y madres sería poder ir de vacaciones virtuales, gracias a Liga Escolar de Videojuegos, para perder de vista a su pareja. ¡Qué emoción acudir a Liga Escolar de Videojuegos y que ésta se especialice en implantar falsos recuerdos en la mente humana! Y así nadie sabrá, a ciencia cierta, si un recuerdo es falso o verdadero.

José, me mira. Cuando le pregunto su opinión de La Liga, me contesta:

-¡Mat, por favor! ¿200.000 ?? ¿En qué los invertiría? En comedores escolares, transporte público para esa juventud, en la integración desde la perspectiva de género, en la inclusión de chicos y chicas con Autismo o Asperger, en escuelas infantiles, en atención temprana... -Lo invité a un Martini. Sabía que pasaría su dedo gordo restregando sus labios. Sin embargo, puso el vaso frío en su frente y continuó: A los servicios de día de atención a menores en situación de vulnerabilidad social, ya sabes, ¿no? A la prevención, detección y atención de situaciones de riesgo mediante intervenciones psicológicas, sociales, educativas y culturales. ¿Sigo, Mat?

Casi os convencí con la Liga Escolar de Videojuegos -dice un robot institucional-, ¿verdad? Siendo sinceros, no, pero faltó poco. Es cuestión de perspectiva. ¿Perspectiva? Si, parece real aunque es un truco. Magia. Una especie de ilusión. Eso es la perspectiva. Siempre hay un punto de fuga y en esa localización convergen todas las líneas del panorama creando la ilusión. Me pongo en el papel de los operadores que deciden el sí o el no de la Liga Escolar de Videojuegos. Ellos me cargarían el muerto de la respuesta: ¿Usted, señor Fernández, qué haría en nuestro lugar? Sin duda, confiaría en mi intuición. ¿Y qué le dice su intuición? Nada. No me da ninguna solución. Bueno, el silencio ¡ya es un mensaje! Y escucho como despedida al gran Joaquín Prat:

-¡A jugar!

MARÍAS FERNÁNDEZ BOCADOS DE REALIDAD (XVI)