Cultura y Espectáculos

Vicente Aleixandre, cerca del olvido en el 90 aniversario de 'Ámbito', su primer libro

José Carlos Rodríguez., Madrid, EFE
21/ago/18 11:46 AM
eldia.es

Lorca, Luis Cernuda, Gerardo Diego, Jorge Guillén, José Hierro o Pablo Neruda fueron algunos de los escritores que pasaron por la Velintonia, la casa madrileña del poeta Vicente Aleixandre que se encuentra al borde del olvido, cuando se cumple este año el 90 aniversario de su primer poemario, "Ámbito".

Aleixandre, uno de los más destacados miembros de la Generación del 27 y el único de ellos con el Premio Nobel de Literatura, tuvo una gran influencia en el pasado, cuando recibía la visita de importantes personalidades en su casa de la calle Velintonia número 3, hoy llamada Vicente Aleixandre en Madrid, donde escribió gran parte de su obra hasta su muerte en 1986.

"Fue un hombre muy aprensivo, que tuvo una enfermedad renal muy joven por la que le extirparon un riñón y por ello tendía a ser un poco hipocondríaco", asegura Javier Lostalé, poeta y amigo de Aleixandre, que le visitó "casi semanalmente" desde 1971 hasta 1977, momento en el que "debido a un herpes" redujo sus encuentros.

Lostalé asegura que sus conversaciones con el poeta trataban "fundamentalmente" sobre el amor, "núcleo principal" de la poesía del sevillano y su relación con el cuerpo, un tema que se percibe en toda su obra desde "Ámbito" (1928).

El poeta y periodista cultural recuerda cómo Aleixandre le preguntó si era capaz de contemplar un cuerpo desnudo una noche entera sin tocarlo y ante su respuesta negativa, el premio Nobel le contestó: "Pues no sabes lo que te pierdes porque en un cuerpo desnudo se pueden beber luces"; una frase que marcó a Lostalé y que según dice "define su poesía".

"Ámbito" fue un verdadero acontecimiento, un libro dónde están ya presentes los temas que iba a tratar en la primera etapa", afirma Lostalé, que considera esta obra es un avance de su etapa surrealista que se consolida con "Espadas como labios" (1932), "La destrucción o el amor" (1935) y "Pasión en la tierra" (1935).

"Había un gran poeta surrealista, que no fueron los poetas franceses, sino que fue Vicente de Aleixandre", sostiene Lostalé tomando las palabras de Luis Cernuda y lamenta que Aleixandre, a pesar de su importancia, no haya tenido la visibilidad de éste o de otros miembros de la Generación del 27, como Lorca.

A pesar de ello, el experto opina que Aleixandre tuvo un gran éxito en Hispanoamérica, sobre todo, con su obra "Pasión de la Tierra" y en otras partes del mundo, "gracias en parte a la labor de Carlos Bousoño, uno de los mayores estudiosos del poeta sevillano".

"Aleixandre sería más un poeta bisexual que un poeta homosexual", reconoce Lostalé y añade que en toda su poesía amorosa, "siempre está presente el cuerpo femenino", del que tenía un conocimiento "extraordinario", a pesar de que en su vida "amó por igual a hombres y a mujeres", una libertad que era "difícil" en aquella época.

La poesía completa de Aleixandre ha sido publicada recientemente por Lumen a cargo de Alejandro Sanz, director de la Asociación de Amigos Vicente de Aleixandre, que lleva además 23 años luchando por salvar La Velintonia, la madrileña casa del poeta.

La casa, que se encuentra cerrada desde la muerte del bardo ha sido objeto de diferentes actos de reivindicación con el objetivo de que se convierta en "La casa de la poesía", pero las administraciones públicas y los herederos no se han puesto de acuerdo.

"Nuestras instituciones públicas desprecian su legado", explica Sanz a Efe, que asegura que la intención de la asociación "no es hacer una casa-museo", sino "un centro vivo de investigación, presentación de libros, conciertos, tertulias; además de un centro de documentación e investigación de toda la poesía española del siglo XX".

El pasado mes de julio, el Ayuntamiento de Madrid anunció la intención de reformar el planeamiento urbanístico para que la casa de Aleixandre pase de tener un uso residencial a dotacional y así el Consistorio pueda expropiarla por una tasación de 3 millones de euros y convertirla en "un centro de interpretación de la poesía", algo a lo que Sanz se opone.

"Se trata de una apropiación ideológica de un espacio que debe pertenecer a todos" y que ocurre por "falta de diálogo" y "desconocimiento", afirma Sanz, que dice que tiene pendiente una reunión con el Ministro de Cultura, José Guirao, en septiembre y que cuenta, además, con el apoyo del PSOE y otros colectivos como la Universidad Complutense o la Asociación Colegial de Escritores.

Sanz lamenta que la figura Aleixandre no sea reconocida como debe con el mantenimiento de una casa que tiene ahora mismo un futuro "incierto", aunque afirma que "seguirá con la lucha", para hacer que La Velintonia y Aleixandre pervivan.