Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La Policía detiene en Zaragoza al 'Rey del Cachopo' leer

Teatro de aquí y de allá

El Festival de Teatro Contemporáneo Encuentros de Santa Cruz, en el que intervendrán ocho compañías hasta el 11 de junio, continuará hoy y mañana con el grupo Ensalle de Vigo.
Raúl Gorroño
20/may/17 6:26 AM
Edición impresa
La compañía Ensalle propone un montaje que se puede inscribir en el teatro de ensayo./Cedida

Ocho grupos, cuatro canarios y cuatro peninsulares, se darán cita en el teatro Victoria de la capital tinerfeña durante los fines de semana comprendidos desde ayer hasta el próximo 11 de junio, con motivo del XV Festival de Teatro Contemporáneo Encuentros. Las entradas para cada uno de los espectáculos costará ocho euros.

Esta iniciativa, que comenzó ayer con la artista palmera Aroa Jilton con "Una noche de cabaret", continuará hoy y mañana, a partir de las 20:30 horas, con Enselle, radicada en Vigo, que presentará "Después de Camarina", un montaje que intenta recrear la sensación que provoca el tiempo transcurrido después de haber vivido una experiencia vital parecida al caos.

El artífice de este festival, el bailarín y director del teatro Victoria, Roberto Torres, explicó que "lo primero que busco con este encuentro es que haya pluralidad de propuestas de teatro contemporáneo. También queremos dar visibilidad a los profesionales de aquí y, por otro lado, siempre intento que haya representantes de diferentes comunidades autónomas. La idea es que queremos crear o generar un lugar de encuentro de diferentes lenguajes teatrales contemporáneos. Es una apuesta decidida por los nuevos lenguajes".

Otro aspecto importante que rige la filosofía de este foro en torno a la diversidad del teatro que se hace en la actualidad es la autoría de los textos que se representan. "Intento que sean textos o adaptaciones originales de los propios grupos, que sean ellos los creadores de sus propios trabajos. En definitiva, que sea teatro de autor".

El próximo fin de semana está previsto que actúa la bailarina tinerfeña Paula Quintana (26 de mayo), que presentará "Amarga dulce", en la que la artista reflexiona sobre Dulcinea del Toboso como impulsora de las hazañas del Quijote.

"Paula Quintana es bailarina y actriz. Tiene su carrera de teatro. Este trabajo es un paso del teatro al movimiento. Es un teatro-danza o una danza teatro", matizó.

El calendario contempla para ese mismo fin de semana (27 y 28 de mayo) la actuación del madrileño Ricardo Campero, que propondrá una obra multidisciplinar de teatro, ópera y fotografía en la que también intervendrá la soprano tinerfeña Ruth González.

Torres apuntó que recibe numerosas propuestas para participar en el festival, incluso a través de la Red de Teatros Alternativos al que pertenece el Victoria, tanto de teatro de ensayo, clown, comedias, tragicomedias o un combinado de teatro y ópera, entre otras alternativas de diferente naturaleza estilística.

"Intento equilibrar el tipo de montajes que se ofertan. Me interesa mucho la estética de la propuesta, a parte de la autoría, porque a veces hay teatro contemporáneo en el que cogen un texto de Federico García Lorca, le dan la vuelta y lo hacen contemporáneo".

El Festival Encuentro, que cuenta con un presupuesto de cerca de catorce mil euros, también contará con la participación del grupo tinerfeño Morfema Teatro con su espectáculo "El Buen Samaritano" (2 de junio).

El sábado 3 y el domingo 4 de junio le tocará el turno a la compañía madrileña A la Plancha Teatro, que presentará "La última boqueá", donde unos que viven en una isla celebran un velatorio en un bar mientras ahogan sus penas brindando y reflexionando sobre la muerte.

El último fin de semana de Encuentros estará protagonizado por "Crimen" (9 de junio), basado en un texto de Agustín Espinosa y dirigida por Enzo Scala con la interpretación de la actriz canaria Nuhr Jojo, que ha sido producido por el Tenerife Espacio de las Artes (TEA) de Santa cruz.

La clausura, los días 10 y 11 de junio, correrá a cargo de la valenciana Patricia Pardo con una pieza de clown que cuenta con una dramaturgia básica que se presenta con la exposición de siete números clown.

El teatro Victoria, que se caracteriza por la intimidad del espacio que ofrecen sus sesenta y cinco butacas, cuenta con el plus de la cercanía del público y el artista. "Es como que el que mira y el que es mirado se van diluyendo".