Cultura y Espectáculos

Cultura sin fronteras

El canario Alfonso Delgado es reconocido por el Consejo Europeo como artista intercultural por la labor que ha desarrollado con jóvenes emigrantes africanos.
Jorge Dávila (@davilatoor)
18/dic/16 4:01 AM
Edición impresa

Hay cosas que se anudan al destino con la misma intensidad con la que el ser humano planifica su futuro muy lejos del lugar en el que nació. Vivencias que el tiempo termina vinculando de forma azarosa. Una de esas coincidencias tiene que ver con la concesión de un reconocimiento de "artista intercultural" al canario Alfonso Delgado en una fecha en la que se celebra el Día Internacional del Migrante.

El Programa Intercultural Cities, dependiente del Consejo de Europa, notificó esta semana al artista y psicólogo Alfonso Delgado que la labor realizada desde 2011 con jóvenes procedentes del continente africano (Guinea, Marruecos, Malí o Senegal) había sido recompensada entre las numerosas propuestas que se recibieron de distintos países europeos. "Uno no trabaja con la idea de obtener estas recompensas, pero no deja de ser gratificante que haya personas que valoren el trabajo que estás haciendo. Sobre todo, cuando no hay un premio material sino moral", agradece un artista que lo único que lamenta "es no poder asistir a la recogida del diploma".

Delgado no tenía constancia de que su proyecto figuraba entre los seleccionados por el Consejo Europeo. "El comité que se encarga de decidir qué propuestas merecen este reconocimiento público valora la existencia de un diálogo artístico e intercultural en zonas donde los movimientos migratorios tienen un enorme contexto social como Bruselas, Ginebra, París... En mi caso existe una vinculación que comenzó hace unos cinco años con la creación del espacio Isla Forum que se impulsó desde el TEA Tenerife Espacio de las Artes", explica un creador que no oculta el orgullo que le produce ser uno de los protagonistas de esta noticia la misma fecha en la que se celebra el Día Internacional del Migrante (18 de diciembre). "Es muy satisfactorio ver cómo aquellos jóvenes que formaron parte del nacimiento de esta aventura hoy tienen una vida distinta, en algunos casos lejos de las Islas, en parte gracias a las experiencias que acumularon en sus primeros días en Tenerife". A lo largo de estos cinco años Alfonso Delgado ha liderado un equipo que ha desarrollado distintas iniciativas vinculadas con las artes plásticas, la música o el montaje de diferentes "performances".

El galardonado, que habitualmente realiza la obra escultórica que el Observatorio de la Inmigración de Tenerife entrega anualmente a las personas o colectivos que favorecen la diversidad cultural y la convivencia en la diversidad en la Isla, considera fundamental el ánimo y la ilusión con la que los jóvenes reciben esos conocimientos. "Los primeros encuentros se organizaban los domingos en el TEA -entre las 11:00 y las 13:00 horas- y era admirable el compromiso de esos chicos, ya que pudiendo estar disfrutando de un día de playa se presentaban sin excusa a las clases. No hubo ni una sola ausencia y el ambiente que se creó hizo que se asimilaran una serie de conocimientos que eran muy útiles para el día a día", recuerda Alfonso de una iniciativa en la que se fundieron distintas disciplinas. "Más que aprender unas técnicas y desarrollar unas habilidades, lo importante es consolidar unos valores", asegura.